Los intensos aguaceros atribuidos a una onda tropical que podría convertirse en tormenta ya incomunicaron a siete comunidades del nordeste y provocaron inundaciones en casi todo el país, con al menos 205 personas desplazadas de sus hogares, según los organismos de socorro.

En su boletín de las 6:00 de la tarde de ayer, el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) informó la crecida de dos ríos en la provincia Sánchez Ramírez, por lo que quedaron aisladas las comunidades de Batero, Yunita, Consumidor, Sabana Abajo, Cigual, Los Cajuiles y el Tamarindo.

Hay, además, 49 viviendas afectadas y una destruida, según el reporte del COE.

“La Defensa Civil de Santo Domingo Oeste realizó evacuaciones  en los sectores Juan Guzmán, Hato Nuevo, Villa Verde, Bienvenido, El Café, La Mina y La Canela. Fueron evacuadas producto de las lluvias 39 familias como medidas preventivas”, detalla el boletín, que incluye casos de inundaciones urbanas y rurales, así como deslizamientos de tierra y daños a propiedades.

Siguen las lluvias

Para hoy la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) vaticinó una  disminución de los aguaceros y las tormentas eléctricas en gran parte del territorio nacional debido a un alejamiento de la “activa” onda tropical, que según el organismo y su directora tiene un 80 %  de probabilidad de convertirse en ciclón tropical.

“Ha ido evolucionando rápidamente. Se ha elevado la probabilidad en un 80 % de que se convierta en ciclón tropical”, dijo Gloria Ceballos en su cuenta de Twitter.

José Medina, pronosticador de la Onamet, dijo a Metro que los residentes en la costa sur del país deben de estar atentos ya que recibirán una gran cantidad de agua.

“Esta onda tropical, a pesar de que se prevé que se aleja, tiene la posibilidad de convertirse en tormenta tropical y está sobre la costa sur del país”, indicó Medina.

Inundaciones y alertas

Las constantes  lluvias desde tempranas horas de ayer han desplegado un incremento de alerta por la gran nubosidad que cubre gran parte del país, deslizamientos de tierra, desbordamientos de ríos y cañadas e inundaciones urbanas.

Por este motivo el COE hasta el momento emitió alerta amarilla para el Distrito Nacional y para 10 provincias, que son San Cristóbal, Peravia, Azua, Barahona, Pedernales, Independencia, San Pedro de Macorís, Monte Plata, San José de Ocoa y la provincia Santo Domingo.

En tanto que en alerta verde se encuentran nueve: La Altagracia, La Romana, Hato Mayor, El Seibo, Duarte, María Trinidad Sánchez, Sánchez Ramírez, Monseñor Nouel y La Vega.

El organismo mantiene una alerta verde para los usuarios de pequeñas  y  medianas  embarcaciones, de uso deportivo y acuáticos de la costa caribeña, desde Cabo Engaño hasta Pedernales, que deben permanecer en puerto por oleaje peligroso, mientras los que operan en la Bahía de Samaná  y la Costa Atlántica deben mantenerse próximo a las costas.  

El cuerpo de seguridad recomendó a los bañistas en las costa caribeña tener precaución y abstenerse de usar las playas porque se presentará oleaje que supera los ocho pies de altura.

El Gran Santo Domingo

Ayer las fuertes brisas y lluvias generaron caos en la circulación en el Gran Santo Domingo, que incluye a la provincia y al Distrito Nacional. Se reportaron incidentes en el Barrio Los Pedritos en Santo Domingo, ya que un árbol fue derribado y los fuertes y seguidos aguaceros con los filtrantes tapados inundaron las calles Doctor Defillo, Teatro Nacional esquina Calle 2 en el sector el Millón. En el sector de Herrera, ocurrió con las calles Guarocuya casi esquina Luperón y la Juan Ballenilla esquina Guarocuya.

El director de la DC, Rafael de Luna Pichirilo, llamó a los alcaldes del país  a que prioricen la limpieza de las alcantarillas y para evitar inundaciones en las calles y avenidas.