El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) informó este miércoles que mantiene los niveles de alerta roja, amarilla y verde en 21 provincias como consecuencia de las intensas lluvias que, hasta ahora, han obligado a desplazar de sus hogares a 26,336 personas y que mantiene a 19 comunidades incomunicadas.

Las precipitaciones de los últimos días han afectado a siete puentes así como a 5,230 viviendas, destruyendo 23, informó la institución en su último informe de situación.

Efectivos de la Defensa Civil continúan con las evacuaciones preventivas en las zonas del país más castigadas por las lluvias, y el gobierno aporta asistencia alimentaria a las familias afectadas, a las que ha entregado más de 9,100 raciones de comida diaria en las últimas tres jornadas.

Un sistema frontal que se encuentra localizada sobre la costa norte del país, unido al alto contenido de humedad que permanece en la atmósfera, continuará generando aguaceros, ocasionalmente fuertes con tormentas eléctricas y ráfagas de viento en las regiones norte, noreste, noroeste, este, sureste y en la Cordillera Central.

Debido a las condiciones de humedad de los suelos, y al peligro de inundaciones repentinas urbanas y rurales, crecidas de ríos arroyos y cañadas, así como deslizamientos de tierra, el COE mantiene, desde ayer, el nivel de alerta en las provincias de Puerto Plata y María Trinidad Sánchez.

Permanecen en nivel amarillo la provincias de Espaillat, La Altagracia, Monte Cristi, Dajabón y Hato Mayor; están en alerta verde Sánchez Ramírez, La Vega, San Pedro de Macorís, El Seibo, Duarte, Monseñor Nouel, Santiago, San Cristóbal, Monte Plata, La Romana, Samaná, el Gran Santo Domingo, Independencia y Pedernales.

En la costa atlántica y Bahía de Samaná se recomienda a las embarcaciones las frágiles, pequeñas y medianas que naveguen con precaución en el perímetro costero, sin aventurarse mar adentro, por viento y olas anormales.