Los presidentes de Estados Unidos y Cuba, Barack Obama y Raúl Castro, sostuvieron hoy una histórica reunión en Nueva York, en el marco de la 70ª Asamblea General de las Naciones Unidas

Este fue el segundo encuentro entre los jefes de Estado de ambos países, los cuales congelaron sus relaciones diplomáticas hace más de 50 años y que el 17 de diciembre de 2014 realizaron el histórico anuncio del descongelamiento. 

A continuación les explicamos cinco puntos importantes de esta reunión:

1. El segundo encuentro

En menos de seis meses, esta es la segunda ocasión que ambos mandatarios estrechan manos. La primera fue en la VII Cumbre de las Américas, que se celebró en abril pasado en Panamá. Fue también la primera vez que un presidente cubano participó en un cónclave de ese nivel. El primer encuentro informal fue cuando ambos coincidieron en el funeral de Nelson Mandela. 

2. ¿Normalización de relaciones? 

Trascendió que durante el encuentro, Raúl Castro reclamó a Barack Obama poner fin al embargo económico que Estados Unidos mantiene en la isla desde la década de los años 60. "Para que haya relaciones normales, debe ser levantado el embargo que causa privaciones al pueblo cubano", explicó Rodríguez en conferencia de prensa. 

3. La visita de Obama a Cuba

De acuerdo a información de CNN, una visita de Obama a Cuba podría ser posible el siguiente año (el último de su mandato presidencial), siempre y cuando ambos países progresan lo suficiente en el restablecimiento de relaciones, lo cual incluye el fin del embargo, algo que depende totalmente del Congreso estadounidense. 

4. Los otros invitados

Como testigos del histórico encuentro estuvieron John Kerry, Secretario de Estado de estadounidense y quien en agosto pasado viajó a La Habana para izar la bandera en la Embajada de Estados Unidos en Cuba. Por parte de la isla, estuvo el canciller Bruno Rodríguez. 

5. Lo que falta

Durante su primera intervención ante la Asamblea General, Castro también exigió la devolución de Guantánamo, el cese de transmisiones radiales y televisivas y los programas de "subversión y desestabilización" contra la isla, además de una compensación por los daños humanos y económicos del embargo.