Ya han pasado dos décadas desde que Dolly, “la oveja más famosa del mundo”, fuera clonada por científicos del Instituto Roslin de Escocia.

La técnica ha ido evolucionando con los años y ahora básicamente se pueden “copiar” embriones, incluso humanos, por lo que un adulto clonado es casi ciertamente factible.

Recientemente, los científicos más importantes del mundo se reunieron en la Escuela de Medicina de Harvard en Boston para discutir un proyecto destinado a sintetizar un genoma de ADN humano. Este movimiento podría hacer de la clonación humana una realidad dentro de 10 años.

“Creo que es muy posible que esto se pueda lograr en una década si el ritmo de la tecnología sigue así. Los científicos ya han sintetizado el genoma de una bacteria, y están a medio camino de sintetizar una de levadura”, dice a Metro John Parrington, investigador y profesor de farmacología y biología de la Universidad de Oxford, Reino Unido.

Y agrega: “Pero entonces todavía tendrán el obstáculo de conseguir que esto funcione correctamente en un óvulo fertilizado humano con su propio genoma eliminado, lo que sería un desafío técnico en sí”.

Como resultado, todo el proceso de creación de “duplicados” es difícil y bastante ineficaz. Algunos científicos confirman que sería muy i-rresponsable fabricar seres humanos por motivos de seguridad. Por otra parte, la clonación reproductiva ya está prohibida en muchos países del mundo.

Incluso clonar embriones provoca controversias éticas. Además, también hay alternativas, por lo que todo el proceso sería innecesario. Ahora es posible crear las denominadas células madre pluripotentes (aquellas que pueden cambiar sus tipos a cualquiera de las tres capas germinales y se utilizan en la medicina) a partir de células normales de la piel humana, lo que significa que hay menos sentido en la clonación de embriones humanos como una fuente de ellas.

“Pero la clonación también ofrece grandes beneficios”, explica George Church, profesor de genética en la Escuela de Medicina de Harvard y director del PersonalGenomes.org. “Por ejemplo, en la agricultura nos permite hacer copias exactas, mientras que la cría es menos predecible”.

Y agrega: “Es posible que la mejora exponencial de las biotecnologías continúe por más tiempo, lo que resultaría en mejoras en los costos y las cantidades de variados materiales y productos terapéuticos”.

Por lo tanto, si la técnica se vuelve más eficiente, sin duda podría significar una gran diferencia. En un futuro próximo, la combinación de la clonación, la tecnología de células madre, y la edición de genes probablemente cambie nuestra sociedad de una forma tan radical que ni siquiera lo podemos imaginar.

“Estas tecnologías pueden transformar la medicina y la agricultura para mejor, pero ellos plantean importantes cuestiones éticas: ¿Vamos a tener algún día ‘diseño de bebés’? ¿Podría un cerebro humano ser cultivado fuera del cuerpo? ¿Podría la edición de genes ser utilizada para hacer nuevos tipos de armas biológicas? Todos estos temas tienen que abordarse”, concluye Parrington.

En cifras

22 diferentes tipos de criaturas han sido clonadas hasta ahora, incluyendo camellos, carpas, gatos, ganados, coyotes, venados, perros, ranas, moscas de la fruta, cabras, caballos, ratones, muflones, mulas, cerdos e ibex pirenaico.