No se trataba de cajas navideñas o de que es el último día para pagar el marbete, no. La acumulación de personas que se observó ayer jueves desde las 6:00 de la mañana y que cubría casi una cuadra de la avenida 27 de Febrero era de funcionarios públicos entregando sus declaraciones juradas tardías, con el miedo de no cobrar su salario de diciembre.

Y es que la Ley 311-14 sobre declaración jurada establece que los servidores públicos, después de ser nombrados por el Gobierno y asumir su cargo, tienen 30 días para entregar a la Cámara de Cuentas la información notariada de sus patrimonios, dato que muy pocos de los más de cinco mil funcionarios que tiene el país cumplieron a tiempo.

Al concluir el plazo dado por el Gobierno para entregar su declaración, la jefa de gabinete de la Cámara de Cuentas, Consuelo Ariza, informó a los medios de comunicación que para los funcionarios que hicieron sus declaraciones tardías y los que no las hagan, sus expedientes serán enviados a la Procuraduría General de la República.

La jefa de Gabinete de la Cámara de Cuentas explicó que “los expedientes se mandan a la Procuraduría para fines de que se hagan las investigaciones del porqué del retraso”.

“No habrá prórrogas”, dijo Ariza,  aunque destacó que las personas que  no lo entregaron en el tiempo correspondiente podrán hacerlo en los próximos días, solo que entrarán en el rango de “extemporáneo”.
Aunque destacó que “el plazo lo dio el Poder Ejecutivo, y ellos decidirán si darán prórroga”.

Aunque con datos no oficiales ni definitivos, un empleado de la Cámara de Cuentas indicó en lo que va de año, o gestión, de los más de cinco mil funcionarios, unos 2,800 habían entregado sus declaraciones juradas y desde el 14 de  noviembre a la fecha en que venció la prórroga otorgada por el Gobierno, unos 945 entregaron la información.

En su conversación con los medios, Ariza dijo que los funcionarios dejaron la declaración para hacerlo a última hora.

Según un comunicado colgado en el portal de la Cámara de Cuentas muchos de los funcionarios que acudieron ayer lo hicieron desde la madrugada y provenían de varios municipios.

El organismo destacó  también que la mayoría son funcionarios municipales, es decir,  alcaldes, vicealcaldes, regidores, tesoreros municipales y directores de distritos municipales.

 También especificó que en las filas se podían contar  legisladores, embajadores, cónsules, directores, gobernadores provinciales, gerentes y subdirectores de órganos centralizados y descentralizados del Estado, así como miembros de los consejos de administración de instituciones autónomas.