El mes pasado se anunció que la imagen en movimiento en 3D de la fallecida cantante Whitney Houston está siendo desarrollada para una gira mundial en 2016.

Desde el actor Paul Walker al cantante Freddie Mercury, una lista de celebridades fallecidas están recibiendo cada vez más el tratamiento de imágenes generadas por computador, transformándose en facsímiles de lo que fueron en vida para ayudar a terminar escenas de películas o llenar arenas de conciertos.

Sin embargo, inmediatamente surgen preguntas sobre este novedoso concepto: ¿vale la pena destinar dinero hacia su desarrollo? ¿Es ético? Y, más importante aún, ¿es auténtico?

Por ahora, la industria del holograma es notablemente mejor conocida en la industria del entretenimiento. Sin embargo, el mercado ha demostrado ser versátil, con diversas aplicaciones en arte,  seguridad, política, ventas e incluso en la industria militar.

Asimismo, es un campo en crecimiento: se espera que el mercado total llegue a US$5.5 mil millones en 2020, creciendo a una tasa anual de 37.5% entre 2015 y 2020, según un estudio publicado en septiembre pasado por la consultora MarketsandMarkets.

“Hay muchas ramas diferentes de la industria del holograma, algunos de ellos más exitosos que otros, pero el mercado está creciendo”, dijo a Metro Martina Mrongovius, del Centro de las Artes holográficas en Nueva York.

En el caso específico de la industria del entretenimiento, los hologramas han causado un gran revuelo sísmico desde abril de 2012, cuando una musculosa figura CGI del rapero estadounidense Tupac Shakur cautivó a los asistentes al Festival Anual de Música de Coachella, con los artistas vivos Snoop Dogg y Dr. Dre presentándose de forma sincronizada en el escenario.

El show se volvió viral con el hashtag #tupachologram como uno de los diez temas más populares de Twitter durante las siguientes tres semanas, más de 17 millones de resultados de búsqueda en Google para “Tupac holograma” durante las siguientes dos semanas y 15 millones de visitas en YouTube dentro de las primeras 48 horas.

La reacción inmediata del público a este tipo de resurrección digital habría sido una “de incredulidad y asombro, a todos les encanta”, según Giovanni Palma, director de Musion, la firma de tecnología holográfica 3D detrás de la “resurrección” de Tupac.

Y sí, muchos usuarios de redes sociales como Twitter reaccionaron con sorpresa e incredulidad al concepto de resurrección digital (que ahora incluye al fallecido Michael Jackson, cuyo holograma se presentó en los Premios Billboard de Música 2014).

“#TupacBACK #unbelievable #IWASTHERE # STORY4myGrandKidz”, escribió la cantante Rihanna en su cuenta oficial de Twitter después de ver la inauguración de Tupac en formato CGI; mientras el usuario de twitter  @mia_guiver  expresó de esta manera su asombro por el holograma de Michael Jackson: “El holograma de MJ cantando #SlaveToTheRhythm estuvo fuera de este mundo #michaeljacksonhologram”.

No todas las reacciones a la restauración de las celebridades han sido positivas y algunos usuarios de Twitter han expresado su preocupación y la ira sobre los planes de la compañía Hologram USA para empezar una gira mundial con el holograma de la fallecida cantante Whitney Houston.

“#whitneyhologram suena espeluznante y grotesco. No hay necesidad de hacerlo. En serio, respetemos su figura y su legado”, escribió el cantante británico Javier Simon en su cuenta oficial de twitter @JavierSimon.

Pese a las críticas, Alki David, CEO de Hologram USA, le dijo a Metro que el tour Holograma de Whitney Houston 2016 “va a cambiar el negocio del entretenimiento como lo conocemos hoy. Y el asombroso talento de Whitney como artista podrá tocar a millones”.

Los críticos a la resurrección de celebridades creen que este tipo de espectáculo explota a los que han fallecido con fines de lucro.

Sin embargo, representantes de la industria holográfica defienden la tecnología con el argumento de que trabajan muy de cerca con las familias de las celebridades para asegurarse de que todo se haga de la forma más auténtica y respetuosa posible, con el fin de celebrar y extender su legado a las nuevas generaciones de fans.

Si se va a juzgar a los pocos espectáculos holográficos en cuanto a la reacción alegre de los fans hasta el momento, pareciera que este modelo de entretenimiento alcanzará niveles incrementados de popularidad.

Sin embargo, los observadores creen que esta tecnología también se puede utilizar para traer una nueva dimensión a las presentaciones en vivo.

Implementándose “para mantener a la cultura vibrante tenemos que apoyar a los artistas que viven”, concluye Mrongovius.