Los rivales del magnate Donald Trump, favorito en las encuestas para la candidatura republicana a la Presidencia, trataron hoy de desacreditarlo en lo referente a política exterior, al advertir que su   falta de credenciales en el área lo convertiría en un mandatario "peligroso".

"La falta de juicio, la falta de comprensión sobre cómo funciona el mundo es algo verdaderamente peligroso", dijo Jeb Bush, exgobernador de Florida, en referencia a Trump durante el segundo debate de las primarias republicanas, celebrado en Simi Valley (California).

Por su parte, el senador Rand Paul preguntó a la audiencia si quiere que alguien con el "carácter" y la "retórica negligente" de Trump "negocie con (el presidente ruso, Vladimir) Putin" o con Irán.

Un moderador del debate preguntó a otra de las aspirantes, la empresaria Carly Fiorina, si estaría cómoda dejando que Trump controlara los códigos nucleares del país, a lo que ella respondió que "el carácter, la capacidad y el juicio de cada uno" de los precandidatos saldrán a la luz "con el tiempo y bajo presión".

Trump respondió a los ataques arremetiendo a su vez contra sus rivales y asegurando que él conseguirá que Estados Unidos vuelva a ser "respetado" en el mundo.

Ante los ataques de Bush, Trump replicó que la mala gestión del hermano del aspirante, el expresidente George W. Bush (2001-2009), propició la llegada del poder del actual mandatario, Barack Obama.

Jeb Bush desató grandes aplausos al responder que su hermano "mantuvo seguro" al país, y el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, le respaldó al asegurar que fue Obama, no Bush, quien despojó al país de seguridad.

Hubo pocas conversaciones sustanciales sobre política exterior durante el debate, pero los aspirantes aprovecharon para distanciarse de Trump al hablar sobre Rusia, después de que el magnate prometiera que se llevará bien con Putin.

El senador Marco Rubio replicó que Rusia está tratando de "reemplazar a Estados Unidos" como principal potencia influyente en Oriente Medio, mientras que Fiorina espetó que ella no hablaría con Putin y se dedicaría en cambio a "reconstruir el programa de defensa de misiles en Polonia".

Trump insistió en que sabrá "más sobre los problemas" del mundo cuando llegue al poder, porque habrá tenido tiempo de prepararse, y defendió que es "la única persona" entre los aspirantes que se opuso a invadir Irak en 2003.

Los aspirantes conversaron también sobre el conflicto en Siria, el avance del Estado Islámico (EI) y los ciberataques de China a Estados Unidos.

El 52 % de los votantes republicanos dice que la política exterior será extremadamente importante a la hora de decidir a quién vota para presidente, solo por detrás de la economía y la lucha contra el terrorismo, según una encuesta publicada hoy por la cadena CNN.