En el bar donde vi el debate habían “TrumpLovers”, seguidores de Trump. Al final, pude hablar con ellos. Estaban en una mesa, y eran dos hombres y tres mujeres.

El primero, Peter (32):

–¿Qué piensas del simbolismo del muro en la frontera entre EEUU y México?

–Tenemos que regular la inmigración ilegal.

–Te pregunto porque creo que un muro significa crear una separación muy dura entre Estados Unidos y los países de América Latina. ¿Qué piensas de eso?

–No... no sé. Es que no sabía que lo podían ver de esa manera.

–¿Tú crees que los inmigrantes ilegales significan un peligro para tu país?

-No, no lo creo. Ellos vienen a trabajar y buscan una oportunidad. Al final, son un aporte.

–¿Sabes qué? Me llama mucho la atención que varias personas con las que he hablado, y que apoyan a Trump, no están de acuerdo con su discurso.

–Hmmm... Es que al final también es una broma todo esto. Uso este gorro (tenía un yoqui de Trump) pero es parte de la broma. Pero tampoco puedo votar por Hillary Clinton. Creo que es lo peor.

La segunda, Amanda (de 27; estaba hablando sobre el posnatal en Estados Unidos):

–...no creo que un posnatal muy largo sea bueno. ¡Imagínate que consigas un trabajo y quedes embarazada y no puedas ir a trabajar por catorce semanas!

–Sí, pero las mujeres tienen derechos.

–... ... ... (cara de no entender) ... ... ... sí, pero eso debiese ser negociado en el contrato de cada una.

El tercero, Charlie (34, sobre el racismo):

–No creo que sea importante lo que Trump diga o no diga. Creo que eso a nadie le debería importar. A mí no me importa. Además, nunca he escuchado a Trump decir nada racista. Ha criticado a Obama por sus políticas, pero eso no es racismo. ¿Y lo acusan de ser racista por criticar a Obama? ¡Es por sus políticas!

–Nadie acusa a Trump de ser racista por criticar sus políticas. Él ha hecho comentarios racistas sobre los inmigrantes ilegales, específcamente sobre los mexicanos.

–Creo que hay unas cosas en Youtube, pero no las he visto. Además, hay que ver el contexto en el que las dijo.

–Dijo que los inmigrantes ilegales mexicanos que llegaban a Estados Unidos eran unos flojos, asesinos, violadores...

–¿Eso dijo? Pero en todo caso, ¿a quién le importa lo que diga Trump?

-Pero tú eres blanco.

–¿Y?

–Yo soy latinoamericano.

¿Qué pasaría si yo te dijera “odio a los blancos”?

– ...no entiendo.

–Estoy hablando de sentimientos y de emociones. Estoy hablando de cómo se sienten los latinoamericanos cuando Trump dice esas cosas.

–¿Sabes qué?

Si se sienten mal, es su problema.