Edificio Copello

Aquí se estableció un gobierno revolucionario encabezado por el histórico e inolvidable coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, elegido de manera legítima como Presidente de la República en Armas.

En esta edificación, ubicada en la intersección de las calles El Conde y Sánchez, de la Zona Colonial, también se realizaban encuentros políticos importantes para el desarrollo de la gesta de abril de 1965. En el año 2010 este espacio fue declarado patrimonio nacional.

Edificio Molinos Dominicanos

Desde este edificio, ubicado en el sector Villa Duarte, las tropas norteamericanas mataron e hirieron a decenas de dominicanos. De este acontecimiento nace el refrán “Están tirando y no es de los Molinos”.

La historia menciona como líder de este grupo militar a Douglas Lucas, quien supuestamente, mataba desde la azotea de este edificio en la ribera este del Río Ozama, a las personas que transitaban por las calles de la Zona Colonial.

Fortaleza Ozama

En la Fortaleza Ozama se realizó un mitin en el que Caamaño, después que finalizó el conflicto armado, exclamó “vengo a entregarle al pueblo lo que el pueblo me entregó a mí; el poder”. Este también es uno de los edificios emblemáticos de esta época revolucionaria.

Este monumento, construido por los españoles en tiempo colonial, durante la gestión de Caamaño dejó de ser un recinto militar y se convirtió en un lugar público con el nombre Plaza de La Constitución.

Comando de la Cucaracha

El historiador Cruz Sánchez también menciona como un lugar emblemático el “Comando de la Cucaracha” ubicado en la avenida México, en el que los dominicanos lucharon para que las tropas norteamericanas salieran del país.

“Este comando lo integraron Diógenes Mercedes y un poeta haitiano llamado Jacques Viau Renaud - los haitianos que vivían aquí nos ayudaron bastante - que era combatiente del comando B3 que operaba en ese edificio que también es un ícono de la revolución”, explica.

Calle El Conde

Aquí se realizaron gigantescas movilizaciones populares en las que se reunieron dominicanos de todos los estratos sociales para manifestarse en contra de las tropas norteamericanas que invadieron el país para frenar el deseo de constitucionalidad.

Este enfrentamiento armado trajo como resultado la pérdida de miles de dominicanos que lucharon por el regreso del gobierno de Juan Bosch.