Una hora después de lo previsto, justo al mediodía, llegó a uno de los salones del Hotel Sheraton el candidato a la Presidencia Luis Abinader. Lo esperaban dirigentes y simpatizantes de su Partido Revolucionario Moderno (PRM) gritando a viva voz “pa´´ la calle, pa la calle”.  

En el ambiente un aire de inconformidad y en primera fila los más cercanos de Abinader. Entre ellos, la candidata a vicepresidenta Carolina Mejía, de piernas cruzadas, con una mirada atenta y a la vez lejana.
Entre aplausos y al ritmo de un “Luis, sin ti, se hunde este país”, se acercó al pódium el mismo Abinader que el pasado domingo 15 de mayo llegó a las urnas vestido de azul y en esta ocasión de traje y corbata grises, acompañado de su esposa Raquel Arbaje.

“No nos podemos sentir perdedores, no nos podemos sentir derrotados, porque ganamos. Ganamos el respeto de millones de electores que nos acompañaron. Ganamos al proporcionarle al país la única alternativa democrática posible en las condiciones más adversas”, dijo durante su discurso Abinader, quien le hizo una promesa al pueblo: “no les vamos a fallar”.

Este Luis inconforme con los resultados preliminares, a su juicio difundidos de manera anticipada, pidió la destitución de los miembros que componen la Junta Central Electoral (JCE) y el Tribunal Superior Electoral, ya que considera estos organismos como “una burla a la democracia”.

“Queremos una JCE y un Tribunal Superior Electoral independiente con sus consecuentes leyes de partidos y electoral consensuadas por todos y la despolitización de las ayudas sociales del gobierno; son condiciones imprescindibles para nosotros y otras fuerzas democráticas, poder lograr una real gobernabilidad en nuestro país”.

La nota artística la puso una niña, de unos seis o siete años de edad, con el himno del PRM. “Cuando el pueblo se unifica, se siente mucho más fuerte su voz, y saben todos en su corazón que la moral no se ha perdido, es el momento de enfrentar la corrupción. Levántate, levántate, alza tus manos hacia el sol”, entonaba.

“No permitiremos que nos arrebaten las candidaturas que hemos ganado”

Mirar hacia adelante con optimismo fue la invitación que Abinader externó a sus seguidores, como asumiendo el liderazgo del porvenir del PRM, luego de afirmar que defenderá hasta el final las candidaturas de sus compañeros que obtuvieron la mayoría de votos en algunas provincias del país.
Abinader se refiere a las virtuales victorias del PRM en las provincias El Seibo, Puerto Plata, y con la alianza del Partido Reformista Social Cristiana en San Pedro de Macoris y Valverde Mao.

“Los partidos de oposición hemos recuperado importantes posiciones en el Senado de la República, en la Cámara de Diputados y en una gran cantidad de ayuntamientos a lo largo y ancho del país. Les advierto que no permitiremos que nos arrebaten, por medio de irregularidades y maniobras fraudulentas que han caracterizado este proceso, senadurías, alcaldías y diputaciones que hemos ganado con extraordinario esfuerzo y en estos momentos están siendo amenazadas”, subrayó.

Discurso de Abinader luego de las elecciones

“Usted señor presidente (Danilo Medina), que se impuso y que va a dirigir el Poder Ejecutivo tiene la obligación constitucional de escuchar y respetar también a todos los dominicanos que no votaron por usted, así como a aquellos que decepcionados no asistieron a las urnas. Usted tendrá que gobernar escuchándonos, porque nosotros no vamos a defender los intereses de unos cuantos, sino los intereses de todo el pueblo dominicano”.

Advertencia para el partido oficialista

“No podemos continuar aceptando una democracia secuestrada, vamos a recuperarla. Tampoco vamos a permitir que caigamos en una dictadura de partido único, el pueblo demostró con su voto que no está dispuesto a permitirlo”.

Promesa al pueblo dominicano

“No les vamos a fallar. Es hora de mantenernos unidos, no de dispersarnos. Miremos hacia adelante con optimismo porque es mucho lo que nos falta por hacer y mucho el camino por recorrer”.

Una aclaración para el presidente Medina

“Nosotros, que sí somos demócratas, sabemos que usted (Danilo Medina) logró imponer la suma de votos que le favorecen, pero debe estar consciente de que fueron muchos los dominicanos y dominicanas que no votaron por usted; muchos los que no aceptaron ser inducidos a base de la amenaza oficialista de quitarles un empleo público (…) Es decir, señor Presidente, la mayoría de los dominicanos están inconformes y disienten de la forma como usted gobierna el país”.