El economista y político Luis Abinader, candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), asumió ayer un compromiso ante el empresariado de modernizar el Estado para eficientizar el gasto público y facilitar la inversión privada.

En su participación en el almuerzo mensual de la Cámara Americana de Comercio, Abinader prometió impulsar la integración y la fusión de instituciones, direcciones generales y programas que duplican sus funciones y cuyas tareas corresponden a Ministerios e instituciones existentes.

“Vamos a ahorrar en gastos innecesarios para liberar recursos para invertirlos en salud, medicamentos, libros, acueductos, caminos y calles, viviendas y la ampliación de la seguridad social”.

Se comprometió además con una una reforma a reordenar el sistema tributario y relanzar los principales renglones de la economía. Entre las principales reformas, citó las leyes para regular el silencio administrativo, la consolidar la ventanilla única de inversión, así como las de estabilidad jurídica y de simplificación burocrática.

“Con estas medidas procuramos que la inversión, especialmente la inversión extranjera directa reciba un gran impulso y atraiga nuevos proyectos en las áreas de energías renovables, turismo, agroindustria, zonas francas, industrias de exportación, puertos y muelles, telecomunicaciones y en áreas de servicios”.

El candidato del PRM se mostró convencido de que si se eliminan las ineficiencias y trabas que encarecen los costos de las actividades económicas en el país habrá un mayor desarrollo económico y social.  

“No basta que las empresas en particular sean competitivas, sino es todo el país el que tiene que serlo”, dijo con respecto a los ajustes que debe hacer el Estado.