El candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, se comprometió anoche con una transformación del Estado que fortalezca el aparato productivo, redistribuya el ingreso y combata la corrupción administrativa.

El político y economista sostuvo que, de ganar las elecciones del 15 de mayo, robustecerá a los sectores que más generan empleos de calidad y divisas, a través de la innovación tecnológica.

El pacto que rubrican las organizaciones que sustentan la candidaturas de Abinader incluye el aumento en la inversión del Estado en el sector salud. Un gobierno dirigido por el PRM y sus organizaciones aliadas impulsaría implementar todas las coberturas que prevé el Sistema de Seguridad Social, mejorar el acceso a los medicamentos ambulatorios y garantizar la cobertura total para las personas con enfermedades catastróficas.  El acto tuvo lugar en el hotel J.W. Marriot, en que estuvieron presentes el expresidente Hipólito Mejía y su hija Carolina, candidata vicepresidencial del PRM.

Reforma democratizadora

El “Acuerdo por el cambio democrático y el desarrollo con inclusión” consta de 29 puntos, 11 de ellos para la primera parte, que incluye un compromiso de Independencia del Poder Judicial, autonomía para el Ministerio Público y transparencia en la gestión pública.

Asume además el compromiso de una reforma constitucional mediante el mecanismo de la constituyente, “a fin de producir una reforma política que asegure el pluralismo, diversidad y equidad en la representación congresional.

Una nueva legislación electoral y la aprobación de la tan anunciada y postergada ley de partidos políticos es otro de los enunciados que contiene el documento.

“En los años de gobierno peledeísta y especialmente durante estos cuatro años del Presidente-candidato Danilo Medina, las instituciones fundamentales de la nación han sufrido un profundo descalabro que amenaza con dañar la estabilidad democrática y la paz pública”, criticó Abinader en el discurso central del acto.

El documento apuesta también por un efectivo control migratorio, basado en las necesidades de desarrollo de la nación, con apego al respeto de los derechos humanos.

En la educación, plantea utilizar el 4% del Producto Interno Bruto en la mejoría de las condiciones de vida de los maestros y en la introducción de tecnología educativa en las aulas.

Firman el pacto Andrés Bautista García, del PRM; Fidel Santana, del Frente Amplio; Federico Antún, del Partido Reformista Social Cristiano; Eduardo Estrella, de Dominicanos por el Cambio; Eléxido Paula, del Partido Humanista Dominicano; Juan Hubieres, del Movimiento Rebelde, y Antonio Marte, del movimiento Primero La Gente.