Con aplausos, gritos, consignas y ovaciones, cual si ya fuese declarado presidente electo de la República, fue recibido ayer el candidato presidencial por el Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, mientras hacía entrada en el recinto de votación del centro estudiantil Babeque de la avenida Roberto Pastoriza.

Acompañado de su esposa, Raquel Arbaje, quien le disputó a Cándida Montilla el título de primera dama, el candidato que ocupó la casilla 15 en estas elecciones generales llegó puntual, a las 10:00 de la mañana, a su colegio de votación.

Le acompañaron también sus dos hijas menores de edad, tras haber asistido en familia a una misa. Con el candidato del PRM en el recinto electoral hicieron también presencia varios dirigentes de la organización.

“Mira que bello, ese es el próximo presidente de la República” vociferó una simpatizante, mientras otra, al parecer del partido contrario expresó “él (Abinader) está feliz pero es Danilo el que va a ganar”.

Abinader lucía un traje azul marino y una camisa gris sin corbata, sin embargo, lo que más dejó notar el candidato opositor fue su sonrisa. Luis Abinader se mostró siempre sonriente, mientras declaraba sentirse optimista por el proceso.

Durante su trayecto hacia la mesa para registrarse como elector, la multitud le acompañaba al tiempo que gritaba “Se siente, se siente Luis el presidente”.

Mientras Luis Abinader depositaba las boletas en las urnas correspondientes, tanto sus hijas como su esposa mostraban rostros felices.

Al salir del colegio de votación, “con la satisfacción del deber cumplido”, Abinader instó a toda la ciudadanía a ejercer su derecho.

“Independientemente de la persona que quiere ejercer el voto, de su interés político, debe venir a votar, es un derecho, es un deber, y además está en juego el futuro de la patria”, manifestó Abinader, quien nunca dejó de sonreír, pese al sofocante calor y la abrumadora forma en que era abordado por la prensa.
“Que vengan todos y todas, que no se quede nadie en sus casas, hoy es un día muy importante para el futuro de la República Dominicana. Tienen que venir a ejercer su voto, a ejercer que es su derecho pero también es un deber de cada dominicano”, exhortó el aspirante del PRM.

“Vengan los tigueres”

Llama la atención que a su paso por el recinto electoral, era la multitud la que pedía fotos con el candidato, sin embargo, al encontrarse con algunos excompañeros de estudio, fue el propio Abinader quien les solicitó una fotografía.

“Todos los compañeros míos, de ayer de hoy y de siempre, mis compañeros del colegio que vinieron aquí a apoyarme, vengan los tígueres”, dijo el aspirante del PRM.

Sobre el proceso de votación, el candidato aseguró que el país estaba votando en paz y llamó a aquellos ciudadanos que por una u otra razón se habían abstenido de votar a que regresen a las filas y que no se queden sin disfrutar su privilegio de elegir a quién o quiénes dirigirán el futuro de la nación por los siguientes cuatro años.

No obstante expresó: “Nosotros vamos a dar un reporte de cualquier situación”.