Este 24 de agosto pasará como uno de peores días en los mercados del mundo, ya que se vivieron récords históricos a la baja. 

En Asia, la bolsa de Snaghai (SSE Composite Index) cayó un 8.9%, mientras que The Hang Seng China Enterprises Index perdió un 7.6% y el Hang Seng de Hong Kong cayó un 5.5%. 

Este fue la caída más grande desde 2007, ya que las medidas realizadas por Pekín no lograron calmar las preocupaciones de los inversores por la desaceleración del crecimiento de la economía del gigante asiático. 

El "efecto dominó"

Estas caídas en el mercado asiático provocaron desplomes en todo el mundo. En Estados Unidos, también se registró una tendencia a la baja, de hecho, fue la peor caída bursátil desde 2008. El Dow Jones cayó mil puntos en los primeros minutos del día, mientras que el Nasdaq perdió 8% y el S&P 500, un 4.95%, según información de Russia Today.

¿Cómo llegamos a esta situación? 

Al respecto conversamos con el analista y doctor en Economía, Gabriel Pérez de Peral, de la Universidad Panamericana en México, quien nos explicó: "Es una caída muy importante". 

"En general, en 2008 y 2009 hubo una crisis de hipotecas en Estados Unidos. Se derrumba la tasa de interés para inyectar liquidez al mercado. La dejan en 0.25%, ya llevan nueve años a ese nivel. Empiezan en un rescate muy heterodoxo a comprar bonos para inyectar esta liquidez", declaró.

El experto destacó: "La economía de Estados Unidos reaccionó favorablemente a este rescate y vimos crecimientos superiores al 2%. Mientras tanto, China había estado creciendo en promedio 8.3%, en los últimos años y lo que vamos a ver es que en este 2015 tendrán un crecimiento menor a ese promedio". 

"China es uno de los principales consumidores de materias primas en el mundo y estamos viendo una caída generalizada en la adquisición de commodities (materias primas), más en los que tienen que ver con la producción industrial, lo que nos refleja una desaceleración de este rubro a nivel mundial", agregó.