Yvonne Adkins de 32 años cometió un grave error al dejar a su bebé de 3 meses en la planta baja de su casa mientras mantenía relaciones sexuales y bebía whisky en su habitación con un hombre que había conocido 15 días antes en una parada de autobús en Stoke on Trent, en Inglaterra. 

9 horas fueron las que la pequeña pasó sola, sin atenciones básicas por parte de su madre.

El tribunal dio a conocer que el amante de la mujer se levantó a las 5 de la mañana para ir al trabajo, Yvonne se despertó al escucharlo, pero decidió regresar a la cama y volver a dormir. Posteriormente, a las 7:30 de la mañana Yvonne descubrió a su bebe fría y sin respirar, por lo que decidió dar parte a la policía.

Los paramédicos informaron que encontraron el cadáver con ropa ligera y sin nada que la cubriera. Hicieron todo lo posible por reanimarla, pero el esfuerzo fue inútil. A las 8:30 de la mañana la declararon muerta.

Según declaraciones de la madre, la niña había tenido reflujo y vómito durante el día, sin embargo Yvonne dejó de lado las molestias de su hija para pasar un buen rato con su conquista.

La ama de casa de 32 años fue sentenciada a 18 meses en prisión por cargos por crueldad infantil y estará bajo supervisión durante 18 meses más, compartió el diario británico "Stoke Sentinel".

En la galería de fotos podrán conocer más información de esta trágica historia. Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.