El 18 del mes pasado comenzó el juicio contra Antonio Ángel Ortiz Martínez, de 44 años, acusado de violar a una niña dominicana de nueve años y otras tres en el distrito de Ciudad Lineal en la parte Este de Madrid.

La Fiscalía ha solicitado una pena de 77 años y seis meses de prisión, mientras que uno de los delitos en particular podría elevar la condena a 146 años.

Según una testigo del caso que declaró este miércoles, ella vio a Ortiz bajar de un carro marca Citroen “con una niña negrita”.

“Al principio pensé que se trataba de su hija, pero me extrañó muchísimo que él fuera caminando delante hacia un solar donde no había absolutamente nada. Al pasar un tiempo vi como salía del lugar y como la niña venía cayéndose repetidas veces detrás de él por lo inclinada de la calle, y él ni la miraba. Ella le seguía como un perrito”, indicó la testigo en el juicio que se desarrolla en la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid.

La menor a la que se refería la testigo fue la cuarta y última víctima de Antonio Ortiz y por la cual reunieron las pruebas necesarias para dar con él. Tanto el testimonio de la niña, de padres dominicanos y nacida en España, como el de la señora que lo reconoció, ayudaron a las autoridades a apresar al hombre que también violó a una niña china de seis años y a otras dos niñas más.

La menor dominicana identificada por las autoridades españolas como TP5 fue violada la tarde del 22 de agosto de 2014. “El hombre se bajó de su vehículo y se dirigió al parque de Hortalezas en Madrid, en el que se encontraba la niña junto a sus abuelos, y en un momento en el que la niña se fue a orinar, Ortiz se le acercó diciéndole que le ayudaría a escoger un regalo que le daría a su tío, aprovechando un descuido de los abuelos”, dice el reporte policial.

“El pederasta de Ciudad Lineal”, como conocen los medios españoles el caso, está acusado de cuatro agresiones sexuales a menores, cuatro detenciones ilegales, por un homicidio en grado de tentativa y por lesiones graves.  El juicio en el que hay 97 testigos, entre ellos policías, familiares, médicos y psicólogos, comenzó el pasado 18 de octubre y está previsto para terminar el 15 de diciembre.