El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, reiteró ayer su condena a una amnistía que el Parlamento, controlado por sus opositores, aprobó ya en primer debate. La llamó “ley de amnesia criminal” y advirtió que con ella se busca “crear violencia”.

“Esta es una ley de guerra. Así lo digo: esta ley de amnesia criminal es una ley de guerra que va a crear violencia. No es una ley para reconciliar al país. Es una ley para profundizar las contradicciones y llevarnos a niveles de confrontación y de enfrentamiento total entre venezolanos”, sostuvo el gobernante.

La mayoría opositora de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) aprobó en primera discusión el pasado 16 de febrero la denominada “Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional” y se apresta a hacerlo de manera definitiva en las próximas sesiones legislativas.

El objetivo, dijo entonces la diputada opositora proponente, Delsa Solórzano, es “ponerle fin a una larga era de prisión y de persecución por razones de pensamiento distinto” iniciada durante el Gobierno de Hugo Chávez (1999-2013) y continuada por Maduro.

“No vamos a permitir que los criminales de hombres y mujeres inocentes salgan como héroes de la cárcel. Que confiesen sus crímenes, que pidan perdón, que haya justicia para que haya paz y entonces habrá todo lo demás”, remarcó hoy Maduro en una alocución televisada con víctimas y parientes de víctimas “de la derecha”.

“Los victimarios de ayer son los asesinos y terroristas de hoy”, recalcó el jefe de Estado en un acto que congregó a personas afectadas por la masacre de 1989 conocida como “El Caracazo”, del golpe de Estado que durante dos días de 2002 derrocó a Chávez y, entre otros hechos, de “La Salida”, una oleada de protestas contra Maduro que dejó 43 muertos durante el primer semestre de 2014.