Una familia del norte de Texas, Estados Unidos, denunció que una de las maestras de su hija de siete años cometió el error de darle una medicina equivocada.

Karmani Ford es una niña que padece diabetes, por lo que recibe sus medicamentos antes y después de ir a la Escuela Primaria Beltline en Lancaster.

A pesar de los horarios establecidos, la maestra (cuya identidad no ha sido identificada) inyectó a la joven durante el horario escolar, pero cuando no correspondía.

Ford le contó el incidente a su madre y esta se percató que la medicina que se le administró pertenecía a un estudiante diferente.

El incidente pudo causar un coma diabético a la pequeña Ford, declaró Gregory Allen, abuelo de la pequeña. Este fue llamado a la escuela al ver en malas condiciones de la menor, informó "Fox4 News".