Gran malestar ha generado en diversos sectores de la norteña ciudad de Santiago el traslado del general José Acosta Castellanos, quien dirigía la Comandancia Cibao Central (norte) de la Policía Nacional desde apenas dos meses y medio.

En su lugar fue designado el también general Víctor Hernández Vásquez, el cual comandaba la Dirección Sur con sede en Baní.

Grupos barriales han advertido que si la delincuencia retorna tras la destitución de Acosta Castellanos, organizarán protestas.

A los pocos días de asumir las riendas de la conflictiva comandancia policial de Santiago y el Cibao Central, Acosta Castellanos denunció que encontró policías que temían patrullar en algunos barrios por el elevado índice de delincuencia, pero que eso se acabaría.

Pero también advirtió a los delincuentes que salieran de las calles ó que de lo contrario la Policía los sacaría.

Hernández Vásquez fue juramentado en el cargo por el inspector de la Policía Nacional, Rafael Cabrera Sarita.

El nuevo comandante de la Policía dijo que trabajará apegado a las leyes y a la Constitución de la República, la paz y la tranquilidad de los ciudadanos y que dará continuidad a las acciones ejecutadas por su antecesor.

"Trabajaré dándole seguimiento a las medidas implementadas por la Policía Nacional, de igual modo, las de mi antecesor, ya que la Policía no está compuesta por un solo hombre, sino que trabaja apegada a las leyes, la Constitución, preservando los parámetros internacionales de los derechos humanos", declaró Hernández Vásquez.

En su despedida, el general Castellanos Acosta, quien ha sido el general que menos tiempo ha durado en el cargo, expresó su agradecimiento por el apoyo que recibió de la sociedad local y regional.

Igualmente, pidió a los empresarios, comerciantes, congregaciones religiosas, entidades comunitarias, barriales, miembros de los medios de comunicación social y de la sociedad civil, grupos profesionales y otros, que apoyen la labor del nuevo comandante policial en beneficio de la seguridad, igual como hicieron con él

En presidente de la Central Nacional de Trabajadores del Transporte (CNTT), Juan Marte, observó en declaraciones a Efe, que por primera vez, en muchos años, un general logró controlar la delincuencia en Santiago y el Cibao.

Aunque manifestó que hay que dar oportunidad al nuevo comandante policial y no adelantarse a los acontecimientos, al expresar que es un oficial serio, capaz, responsable y trabajador.

De su parte, el excandidato a alcalde del municipio de Santiago, Andrés Blanco, calificó como inoportuno y desafortunado el traslado de Acosta Castellanos.

Blanco, que además es un reconocido abogado de Santiago, expresó a medios locales que en los dos meses y 15 días que permaneció en el cargo, Acosta Castellanos controló la inseguridad.

Dijo que antes de destituir a un director policial, la Policía debería tomar en cuenta las ejecutorias que está realizando y las opiniones de la población.

Por su lado, el sociólogo Ramón Paulino Ramos cree que el nuevo comandante policial de Santiago permanecerá por poco tiempo.

Para Paulino Ramos, por muchos esfuerzos y acciones que tomen los comandantes policiales enviados a Santiago, la inseguridad no se resolverá sino no se llevan a cabo acciones concretas.