Las autoridades dominicanas reforzaron la seguridad en la franja fronteriza con Haití después de que ayer se fugaran 172 presos, armados, de las instalaciones de la cárcel de Arcahaie, a unos 50 kilómetros de Puerto Príncipe.

“Tenemos que hacer algunas coordinaciones con las autoridades haitianas, además con las Fuerzas Armadas por la frontera, y hacer todo lo posible para evitar que crucen a territorio dominicano y, en caso de que lo hagan, tomar medidas para que sean apresados y retornados a su país”, declaró a la prensa del portavoz de la Policía, Nelson Rosario.

El ministro de Justicia de Haití, Camille Edouard, afirmó que al menos 10 de los 172 presos que se fugaron el sábado de la prisión de Arcahaie, a unos 50 kilómetros de Puerto Príncipe, han sido detenidos por las fuerzas de seguridad, que mantienen “un fuerte operativo” en la zona.

Durante la evasión varios reclusos lograron arrebatar sus armas a agentes de la Administración Nacional de Prisiones (Apena), produciéndose un intercambio de disparos en el que resultó muerto un agente de la Policía y varios hombres fueron heridos.

También un recluso falleció al caer desde un muro cuando intentaba escapar de las instalaciones.

Edouard aseguró que está supervisando la operación de las fuerzas de seguridad para detener a los reclusos fugados, que suman más de la mitad de los 266 presos que cumplen condena en el centro y que posiblemente están armados.

En un comunicado emitido por la oficina del primer ministro, Enex Jean-Charles, el Gobierno condenó tajantemente el suceso y afirmó que unidades especializadas de la Policía se encuentran en el lugar para asegurar la escena y detener a los alborotadores.