¿Cómo ha sido su trabajo en Cancillería hasta ahora?

Desde nuestra llegada al ministerio hemos hecho una dualidad, la de hacer frente a la operatividad del día a día y al mismo tiempo trabajar la gestión, que es lo que transforma, genera eficiencia.

Tengo cuatro direcciones a mi cargo, con más de 80 personas. Hemos ido haciendo todo un diagnóstico primero para hacer nuestra FODA y el levantamiento para la planificación estratégica dentro de la Cancillería, pero también dentro de las misiones consulares, que son 51.

¿Esas 80 personas bajo su cargo son adicionales a las misiones diplomáticas?

Ahí solo estamos hablando de Cancillería. Estamos diseñando la estandarización de la imagen de nuestras misiones consulares, porque nos hemos percatado de que no siempre respondían a criterios totalmente ni congruentes ni persistentes, ni sistemáticos y consistentes.

¿Eso incluye evaluar la cantidad de cónsules y vicecónsules que ha sido un tema de denuncias por sermisiones supernumerarias?

Hay temas que son temas de la Cancillería, el vocero oficial es el señor ministro. Lo que sí puedo garantizar es que nosotros hemos venido haciendo un trabajo minucioso de una auditoría general, la misma que siempre se promete y nunca se cumple. Iniciamos con la actualización, el manual de normas y prácticas consulares, que data de 2010, riñe con la Constitución de 2010 y no toma en consideración la nueva ley de visados y la de notaría.

Pero también está el sistema de gestión consular. Dentro de todos esos temas, requerimos la cooperación técnica de México y de Chile, además de la colaboración que ya tenemos con Colombia.
Parecen países muy distintos al nuestro.

Por eso hemos identificado cuáles son las similitudes para aprovechar ese “know how” en esas áreas donde nos parecemos.

En el trabajo migratorio per sé no se ha visto una transformación.

Hay que hacer mejor trabajo de  relaciones públicas por lo que veo.

Vamos a ver...

Ahí penetro al campo de la Dirección General de Migración. Con esa misma visión revolucionadora es que trabajan el general Máximo William Muñoz Delgado y todo su equipo. Eso en el sentido de, número uno, continuar con la aplicación del Plan Nacional de Regularización. El plan cerró, aunque el Presidente otorgó un año más de gracia, nosotros desde el viceministerio lo que estamos es impulsando, sensibilizando a las autoridades haitianas a que continúen proveyendo la documentación para poder concluir, y, de hecho, nuestra visita a Haití fue altamente efectiva, porque ellos prometieron 102 mil pasaportes más. Que con eso concurrimos el plan? No, pero nos acercamos a la meta.

Con Haití en nivel de control migratorio, la Dirección está haciendo todo lo que tiene que hacer, el Cesfront está redoblando todas las iniciativas; nosotros a nivel bilateral estamos teniendo un diálogo que nos permite identificar alertas migratorias puntuales.

Usted se promueve como emprendedora. ¿Y cómo lo enlaza con sus funciones?

Lo primero es que soy abogada, pero siempre he estado en el mundo empresarial. Mi trayectoria incluye la dirección ejecutiva y vicepresidencia ejecutiva de varias asociaciones.

Aunque lo que se resaltaba al momento de su designación era su participación en televisión.

Esa es la última faceta. Al nivel empresarial yo he creado varias empresas, tanto de industria, del comercio, como de los servicios, por ser emprendedora. Conservaba negocios, los  vendía y así iba explorando, siempre, explorando. Soy miembro de todas las asociaciones de mujeres empresarias y miembro de las juntas directivas de varias cámaras de comercio.
Pero entonces, está toda la parte política.

¿Y la parte política implica militancia en el PLD?

No, yo no he tenido una militancia directa en ningún partido y le voy a explicar por qué. Una de mis empresas –que de hecho he tenido que cambiar la composición accionaria de mi empresa, porque conocía la ley de función pública y no la incumplo– era imprimir vallas, serigafía, bordados y demás, entonces si yo imprimía todas las campañas electorales, no podía inclinarme por ningún color, porque yo estaba bien con todos los colores.

Yo pregunté por el PLD, pero podría ser el PRD

Como podría ser también el PRSC o los demás. Y de hecho así ha sido. Es una gran fortaleza y un gran activo porque tengo los mismos niveles con todos los líderes políticos.

Yo venía teniendo una transición muy natural del sector privado al sector público. Yo era la imagen de la Cancillería, yo era la imagen del Tribunal Constitucional. Por eso la sentencia (168-13) era muy manejada por mí, pero de igual manera la Superintendencia de Bancos, así como también el CEI-RD, igualmente la Dirección General de Contrataciones Públicas; la Presidencia. Por eso todos los temas de turismo e inversión los manejo porque yo siempre he sido parte.

De hecho, llegó un momento en que en mis análisis y comentarios, la gente podía tildarme de pro gobierno, y no lo era, era pro institucional.

Mencionaba al principio el tema mujer. ¿Cómo entra esa perspectiva de género en esta nueva gestión?

De hecho. es una política también que ha abrazado el señor Presidente. Es un momento de hito para las mujeres dominicanas en las dos índoles, la del sector privado y la del público. Como siempre también resaltamos el tema humano, debo decirte que soy madre de cuatro hijos, que también voy al supermercado y hago tareas hasta de madrugada.

El Presidente criticó ante la ONU la doble agenda de los países industrializados frente al libre comercio. ¿Cómo anda la revisión del DR-Cafta y otros acuerdos?

Esos temas son responsabilidad del viceministerio de Economía y de Cooperación.

Sin embargo, te puedo decir que estamos trabajando, número uno, en el aprovechamiento de todos los tratados, si ya se han firmado, ver qué aprovechamento podemos sacarles.  Luego estamos identificando nuevas oportunidades con socios comerciales con los cuaáles podamos acer nuevos acuerdos.

¿Cuántos recursos maneja el Estado por visados?

Mira, mucha gente piensa que en las recaudaciones consulares todo llega a Cancillería y no es así, sino que en realidad todo está institucionalmente dividido, todos los servicios que implica la Dirección General de Pasaportes llegan  Pasaportes; la Junta Central Electoral y la Procuraduría General, igual.

Nosotros lo que tenemos es un fondo Mirex, para la pequeña proporción que le corresponde a Cancillería. Pero de igual manera estamos ahora sometiendo unos protocolos, creación de fondos para todo lo que es, por ejemplo, asistencia del dominicano en el exterior; cuando debemos repatriar cadáveres, gente en situación de vulnerabilidad, de salud, o también presos que voluntariamente son repatriados.

En los países donde requerimos visas, ¿cuánto cuesta un visado dominicano?

Voy a responder al revés, porque un compromiso de la gestión de gobierno del señor  Presidente es lograr la mayor cantidad de exensión de visados posible, dentro de los términos de aplicación del régimen de reciprocidad. ¿Qué quiere decir eso? Que todos los países a los que nosotros no les requerimos visado para la entrada de sus nacionales, nosotros exigimos lo mismo.

Luego, nosotros estamos ahora mismo trabajando en la estandarización de todas las tarifas; todas tienen mandatos para colocar las tarifas en los portales, por un tema de transparencia al extranjero que necesita solicitar un visado para que esa transparencia sea inequívoca. Ahora bien, sí hemos detectado que no todas son uniformes: así como nuestra imagen de las misiones consulares no es estandar, así las tarifas tampoco lo son. Obviamente, hay todo un modelo de sustentación y sostenibilidad de las misiones consulares, pero ahí hay otro proyecto que es de remuneración por costo país y por costo ciudad.

Ese nuevo modelo de remuneración era lo que prometía el presidente Medina para su primera gestión.

Lo que pasa es que todo va con un cronograma, no puedes pretender transformar un modelo de manera caótica, ¡ah!, lo impuse, porque eso me genera un titular muy bonito. Nosotros estamos realizando las transformaciones necesarias como plataforma para poder cambiar el  modelo.

¿Se hará en esta gestión?

Dios mediante. Estamos proveyendo las mayores energías y el Presidente quiere que sea en esta gestión.