El expresidente de la Sociedad Dominicana de Patología, Laureado Ortega, aseguró que en  República Dominicana mueren más de 700 mujeres cada año a causa de cáncer cervical por falta de políticas de prevención del Estado.

El también presidente de la Sociedad de Patología de América Latina y el Caribe dijo que el cáncer cervical, pese a ser el más invasivo, es totalmente prevenible con solo realizar a tiempo un Papanicolaou, ya que dura entre 10 y 15 años para desarrollarse.

“Si en el país existiera un verdadero programa de prevención de cáncer aquí no deberían morir más de dos mujeres al año por esta causa, ya que con un control de Papanicolaou anual se determinaría a tiempo la lesión displácida, la cual dura de 10 a 15 años para convertirse en cáncer de invasión”, explicó el doctor.

“En Santo Domingo la salud es un comercio, pero ese comercio está avalado por el Estado. A las mujeres les cuesta dos mil y tres mil pesos realizarse un papanicolaou con todo y tener seguro médico, mientras el costo del análisis de la patología lo que cuesta en realidad es entre 80 y 250 pesos”, apuntó el patólogo a través de una nota de prensa.

El galeno dijo que en el país no hay efectivos programas de prevención porque el que el Estado exibe está muy concentrado en la capital, donde está el más alto porcentaje de acceso a los hospitales, y de todos modos a un alto costo.

El presidente de los patólogos para América Latina y el Caribe emplazó al Ministerio de Salud Pública a cumplir con su obligación de llevar operativos de evaluación a los campos del país, a las montañas y a esos lugares apartados donde la gente no tiene acceso a la salud y donde no tiene esa cultura, ya que “con eso no solo se erradica la tasa de muerte por esta enfermedad, sino que se tendrían estadísticas serias y confiables de la incidencia del cáncer cervical en la República Dominicana”.

Ortega, quien viajará a Cuba en noviembre para un encuentro de patólogos, dice que tendrá que presentar esta triste realidad de la falta de atención y la indiferencia del Estado ante el problema, pero lo que es peor es que presentará estadísticas recabadas por él mismo.  Lamantó que no podrá decir que en su país las autoridades tienen estadísticas de este tipo de enfermedades.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2012 casi 36,000 fallecieron por cáncer cervicouterino en las Américas. Estiman que si se mantienen las tendencias actuales, el número de muertes en las Américas aumentará en un 45 % en el 2030.