“Me gusta venir aquí, además de que aprendo cosas y juego mucho, también como muy rico”, explicó Nathaly, una niña que va a uno de los centros aliados de la iniciativa De Cero a Siempre, de la Presidencia de la República, en Colombia. Y es que además del desarrollo cognitivo de los niños menores de cinco años es básico que tengan una buena alimentación y que las madres conozcan el valor que tiene la leche materna.

“Vengo aquí desde antes de dar a luz, ahora soy parte del grupo de las lactantes, aquí nos enseñan lo importante que es darles pecho a nuestros hijos, cómo hacerlo y en qué influye en su desarrollo”, explica una madre que acude a uno de estos centros.

Según un informe de Unicef, 50% de los niños latinoamericanos menores de dos años tiene anemia por
falta de hierro en su nutrición.

Esto causado por una mala alimentación al nacer, además de situaciones precarias como falta de condiciones de higiene y malos cuidados.

La mayoría de los casos de desnutrición se da entre población vulnerable, como la que se encuentra en la extrema pobreza y la indígena.

“El problema es que la primera infancia es un periodo de fuerte impacto en la calidad de vida posterior de la persona por tratarse de una época de significativo crecimiento y desarrollo cerebral, donde la alta plasticidad que posee el cerebro en esta etapa permite que las experiencias vividas lo modelen tanto estructural como funcionalmente. Sin embargo, este desarrollo del cerebro depende de los cuidados y la nutrición”, afirmó Anna Lucía Campos, directora general para América Latina de Cerebrum, Centro Iberoamericano de Neurociencia, Educación y Desarrollo Humano en Brasil.

El informe del Unicef también arrojó resultados que indican que temas como la sal adecuadamente yodada han ayudado a reducir los niveles de deficiencia nutricional, bajando así la mortalidad en los niños menores de cinco años. Sin embargo, en la región existen países como Guatemala y República Dominicana donde solo 67% y 18%, respectivamente, consumen sal adecuadamente yodada, cuando las normas internacionales establecen que, cómo mínimo, 90% de la población debe consumir sal tratada.

También es alarmante que, según la organización de Objetivos de Desarrollo del Milenio para Colombia, aunque los índices de muerte de madres embarazadas han disminuido, se sabe que en el país el 68.8 de gestantes mueren por cada 100,000 neonatos vivos.

Importancia de leche materna

“Son varios los factores que permiten un adecuado desarrollo, entre ellos un buen estado nutricional, un ambiente social y emocional favorable, así como los cuidados parentales”, explica Campos.

Entre estos cuidados está el de darle leche materna hasta una cierta edad, no quitársela antes ni después, porque esto es lo que puede causar daños de por vida.

La idea es entonces que las madres sean conscientes de las cualidades que tiene la leche materna y de lo buena que resulta para sus hijos, porque además de contribuir a un buen funcionamiento del sistema inmunológico, completa el desarrollo del cerebro, además de ser un factor clave en el progreso psicosocial del pequeño.

“La leche materna, como es de conocimiento, tiene complementos y nutrientes que se deben administrar de manera exclusiva al bebé durante mínimo seis meses de edad, aunque lo ideal serían ocho. Después de cumplir con esta fecha se deben incluir complementos alimentarios adecuados para el correcto desarrollo del bebé”, explica el biólogo Bernd Stahl, quien trabaja con el Nutricia Research de Holanda.

Sin embargo, en Colombia, así como en otros países de Latinoamérica, la lactancia no se mantiene durante todo este tiempo y esto es lo que causa problemas en la salud de los bebés.

Según estudios de Unicef, los recién nacidos en Colombia reciben 1.5 meses de lactancia materna. Esto se traduce en una cifra pequeña si lo mínimo son seis meses.

Las complicaciones no solo se interpretan en términos de nutrición o desnutrición, sino que se sabe que este tipo de alimento es un gran complemento de las vacunas, pues le permite al niño adaptarse más fácilmente al mundo y fortalecerse más rápido.

“En comparación con otras especies, al bebé humano le toma mucho tiempo desplazarse, comunicarse e incluso adaptarse al ambiente fuera del vientre materno. En ese orden de ideas, la leche materna se constituye en el fundamento para nutrir el desarrollo de las habilidades para sobrevivir e interactuar con el mundo que lo rodea”, concluye Stahl.

Alimentación

Consecuencias de una mala nutrición.

  • Niños que presentan un retraso en el crecimiento, un adelgazamiento súbito y debilidad constante es porque sufren desnutrición crónica. Las deficiencias alimenticias, en especial para niños menores de tres años, tienen efectos perjudiciales e irreversibles en el desarrollo cognitivo.
  • Un pequeño con una mala alimentación ve afectado el desarrollo físico, tiene un bajo rendimiento escolar, un sistema inmunológico que no responde y, por ello, una mayor probabilidad de morir a causa de enfermedades comunes de la infancia, como pueden ser la diarrea o las infecciones respiratorias.
  • Si un niño no tiene la comida, el cuerpo tiene que decidir cómo invertir la cantidad limitada de sustancias alimenticias disponibles. Así, primero está la supervivencia, luego el crecimiento.
  •