Con la promesa de crear más empleos, desarrollar un plan de inclusión digital y fortalecer los mecanismos contra la corrupción, el presidente Danilo Medina lanzó este domingo en una concentración su ofensiva proselitista con miras a mantenerse en el puesto por cuatro años más.

Prometió que, de ganar la reelección el 15 de mayo, generará 400 mil nuevos empleos, sacará a otras 470 mil personas de la pobreza, aumentará al 80% de la población la cobertura de la seguridad social. Todo esto sobre la premisa de que ha hecho que 700 mil personas han salido de la pobreza.

“Hemos logrado reducir a nuestros dos grandes enemigos: la pobreza y la desigualdad”, proclamó Medina, en el acto que oficializa su repostulación por parte del Partido de la Liberación Dominicana y que estuvo encabezado por el presidente de la organización, el exmandatario Leonel Fernández.

El jefe de Estado, que en estos cuatro años ha levantado como una de sus banderas la construcción masiva de escuelas, aseguró, que en un nuevo mandato desarrollará, a partir de 2017, el plan de dotar de una computadora a cada estudiante y a cada docente.

Anunció además una “revolución de inclusión digital”, que prevé, entre otras cosas, acceso a internet para todos los ciudadanos.

Al hacer estos ofrecimientos, sostuvo que en estos cuatro años, ha cumplido con prácticamente al 100% con lo prometido.

Al tocar el tema de la corrupción administrativa, el gobernante dividió sus palabras entre prometer mayor compromiso con la transparencia y los mecanismos de control y defenderse diciendo que la corrupción es un mal presente en todos los países y que la lucha contra este mal es responsabilidad no sólo del Poder Ejecutivo.

“La corrupción no es un defecto de un país o de un partido social. Existe en todos los países. La diferencia es cómo cada país lucha con eso. (…) Hay algunos (países) que son implacables, ese es el grupo al que debemos pertenecer”.

Más que eso, también criticó el discurso de la oposición, al asegurar que llevar el tema de la corrupción como “bandera única” es una exageración.

El acto de proclamación, celebrado en el Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto, estuvo marcado por la promoción de las realizaciones de Medina, como su programa de visitas “sorpresa”, en las que el mandatario ofrece préstamos, donación de equipos y asistencia técnica a pequeños grupos de productores y soluciones de servicios a comunidades.

Este programa ha sido uno de los principales blancos de las críticas por el Partido Revolucionario Moderno, que aseguró que gran parte de estas promesas no han sido cumplidas, y porque entiende que centraliza en el Presidente las funciones que deben desarrollar las instituciones estatales.

Sin mencionar de forma directa a su más cercano rival por el Poder Ejecutivo según las encuestas, Luis Abinader, del PRM, Medina le dedicó algunas palabras en su discurso. “En épocas de elecciones todos prometen pero solo hay un tipo de político que puede prometer de verdad. Aquel que ya lo hizo y que cumplió de verdad”. Así  criticó a “unos pocos que se ganan la vida opinando de todo pero sin ganas de cambiar nada”.