l proyecto República Digital y la solución al recurrente tema de la crisis del sistema eléctrico forman parte de la nueva República Dominicana que vislumbró ayer el presidente Danilo Medina en su discurso de toma de posesión para su segundo mandato.

Un país en el que no hay apagones y la conectividad a Internet es tan evidente que ni se nota el esfuerzo para garantizarla.

Medina sostuvo que en sus primeros cuatro años, a los que llegó sin derecho a reelección inmediata, logró cambiar la vida de la población, como la de los niños que estudian en la tanda extendida de la educación pública y los párvulos de las instancias infantiles.

“Con el trabajo que nos proponemos completar en los próximos cuatro años, esa generación de niños y niñas no se acordará de los apagones, ni se imaginará un país sin internet en cada lugar”, agregó Medina, quien en 2015 impulsó una reforma constitucional que le permitió su reelección en mayo pasado, con el 61.7 % de los votos.

En ese país, ese segmento poblacional “no caminará por caminos de polvo, ni pondrá su vida en peligro subiendo a un transporte colectivo precario. No sabrá lo que es vivir en un hogar sin baños y en el que comparten una habitación hermanos y padres”.

El segundo presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) sostuvo que en 2020 a muchos les resultará difícil reconocer al país, “cuando vuelvan la vista atrás para ver cómo era nuestro país en el año 2004”, fecha del segundo gobierno de su compañero de partido Leonel Fernández.

Aunque el jefe de Estado no citó a su antecesor, conectó con él en su retórica de progreso y con la figura de “Nueva York chiquito” en el que en múltiples ocasiones prometió  convertir a esta media isla del Caribe.

Aun 350 mil por alfabetizar
El jefe de Estado, que hace cuatro años planteó la erradicación del analfabetismo con el plan Quisqueya Aprende Contigo y prometió que al final de su mandato la crisis eléctrica estaría resuelta, proyectó ayer instruir a las 350 mil personas que dijo todavía no saben leer y escribir y anunció cambios en la administración del sistema eléctrico.
 

 En los próximos días firmará un decreto que traspasa al Ministerio de Energía y Minas (MEM) la Comisión Nacional de Energía y la Dirección de Minería y que adelantará los pasos para que la Corporación de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) deje de existir en 2018.

El MEM trazará las políticas y estrategias del sector eléctrico y tendrá la tutela de todas las empresas de propiedad estatal o mixta.

Planteó reducir de 31 % a 15 % las pérdidas del sector y mejorar la eficiencia de las empresas distribuidoras de energía, Edesur, Edenorte y Edeeste.

“Esto permitirá que cuando entre la planta de Punta Catalina se aproveche mejor la inyección de 720 megavatios que entrarán al Sistema Único Interconectado”, sostuvo Medina en su discurso de una hora y 22 minutos. Prometió, además, incrementar los medidores prepago para los sectores humildes.

Computadoras para 950 mil

En su campaña para la reelección, Medina, de 64 años, prometió una República Digital, un programa que ayer tuvo su espacio en la alocución.

Concretamente, dijo que se propone lograr acceso a Internet de banda ancha en todo el país y una reducción significativa en los costos de ese servicio. Para eso, a finales de este año el Gobierno debe haber instalado mil kilómetros de fibra óptica.

“En el ámbito educativo, proveeremos de una computadora a 950,000 estudiantes y a decenas de miles de profesores de la educación pública a partir del año escolar 2017-2018”, sostuvo en su discurso a la Nación, luego de prestar juramento ante la Asamblea Nacional.

Menos pobres
El tema de la pobreza en el discurso del gobernante sirvió tanto para defender su primer cuatrienio como para hacer promesas.

Sostuvo que su administración ha sacado a más de 900 mil personas de esa condición y que se propone que otras 830 mil puedan salir en los próximos cuatro años, además de reducir a la mitad la población en condición de pobreza extrema, para lo que sus políticas en esa dirección deberán impactar a 350 mil ciudadanos.

“Para lograr estas metas vamos a poner en marcha un Plan Integral de Superación de la Pobreza Extrema, no solo para combatirla a corto plazo, sino para combatir las causas que la originan y romper la cadena de reproducción intergeneracional”.

Los planes implican la creación de 400 mil empleos, proyectos habitacionales, ampliación del programa de la Tarjeta Solidaridad y de Quisqueya Sin Miseria, un plan masivo de documentación de la población civil para que pueda tener acceso a seguridad social, además de ampliar el apoyo y el financiamiento a los sectores productivos.

Sin entrar en detalles frente a la demanda de mayor inversión para el sector salud, una de las áreas que más críticas ha generado para su gestión, Medina se comprometió con el fortalecimiento del Sistema Nacional de Salud, con la transferencia de funciones que están en el Ministerio de Salud Pública y en el Instituto Dominicano de Seguros Sociales, y con el fortalecimiento del ministerio como órgano rector del sistema.

Empresas en 24 horas
Medina tomó el discurso de sectores de oposición que reclamaban simplificar procesos y eliminar trabas para la creación de empresas.

En este aspecto, prometió reducir a la mitad los trámites actuales de constitución de una empresa micro o pequeña, para que el plazo no sea mayor de 24 horas y su costo no sobrepase los 500 pesos.
Hasta agosto de 2020, su gestión otorgará, dijo, al menos 300 mil créditos en condiciones favorables a través de Banca Solidaria y el Banco de Reservas.

“Implementaremos 30 Centros Pymes, para beneficiar a más de 30 mil empresas con servicios de capacitación, asesoría empresarial y asistencia técnica”.

En su discurso, el presidente Danilo Medina perfiló “una generación de hombres y mujeres que viven en igualdad, sanos, preparados y felices”.