El popular meme fue comparado, en Estados Unidos, con símbolos de odio, como los que fueron usados durante el nazismo