Venezuela ya tiene una posible fecha de defunción en el Mercosur: el 1° de diciembre próximo. Ese es el plazo que le fijaron los socios del bloque a Caracas para adecuar toda su normativa a las reglas del Mercosur si quiere permanecer en sus filas.

En el caso de que el gobierno de Nicolás Maduro no cumpla con lo exigido se estima que el Mercosur podría suspender temporalmente a Venezuela hasta tanto tenga sus leyes ajustadas a las normativas del bloque.

Así lo definieron mediante un comunicado conjunto las cancillerías de Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay. En una declaración conjunta relativa al funcionamiento del Mercosur y el Protocolo de adhesión de Venezuela al bloque, los países miembros decidieron “otorgar un plazo complementario a fin de que la República Bolivariana de Venezuela dé cumplimiento a las obligaciones asumidas en su Protocolo de Adhesión al Mercosur”. En el comunicado no se especifica la fecha, pero fuentes de las cancillerías argentina y de Paraguay aseguraron que el 1° de diciembre próximo es la fecha que se le impuso a Caracas para adecuar su normativa al bloque.

Sucede que Venezuela, desde que se sumó al Mercosur en 2013 sólo adecuó menos del 30 % de la normativa de su país a las reglas del Mercosur en todo lo relativo al comercio, la política de energía, infraestructura, política de derechos humanos y defensa, entre otras cosas. Según revelaron especialistas en el tema, Venezuela deberá aprobar en su Congreso al menos 300 leyes y 40 tratados internacionales para adecuarse definitivamente al Mercosur.

En el comunicado de anoche los países miembros del bloque sostuvieron que emplazaban a Venezuela a adecuar sus normativas “para facilitar el funcionamiento del Mercosur y para coordinar las negociaciones con otros países y grupos de países, así como los pasos a seguir para asegurar el equilibrio de derechos y obligaciones en el proceso de adhesión de Venezuela, atendiendo a que este país no ha incorporado la normativa esencial del Mercosur en su legislación nacional”.

Es muy poco probable que Venezuela logre de aquí a fin de año ajustarse a las normas del Mercosur, sobre todo porque tiene una crisis política interna muy grave y fuertes diferencias en el Congreso. En este caso, no se descarta, tal como lo prevé la carta fundacional del bloque, que Caracas sea apartada por un tiempo del Mercosur.

Esta situación se suma a la polémica que se desató en el bloque por la decisión de Maduro de asumir la presidencia pro témpore del Mercosur en forma unilateral.