Las negociaciones entre países avanzan lentamente y a puertas cerradas. Lo que la comunidad científica busca es que los países lleguen a un acuerdo lo suficientemente fuerte y vinculante, como para que entre todos se logre que la temperatura del planeta no suba más de dos grados.

Si no se hace absolutamente nada, para finales de este siglo la temperatura promedio del planeta podría subir hasta 4 grados más, con efectos catastróficos incalculables.

Lo que se decida en la Cumbre de Cambio Climático COP21 podría ser decisivo. Pero si usted quiere entender mejor de lo que hablan negociadores de casi todos los países del mundo, lea estas sencillas descripciones de estas palabras centrales de lo que se analiza en este momento en Francia:

1.Adaptación:

El cambio climático es irreversible, aunque lo que sí puede cambiar es qué tan grave sea ese cambio. Adaptarse a los cambios que ocurran en el entorno será vital para la supervivencia de la especie (humanos, animales, plantas). Adaptarse significa disminuir los efectos de esos cambios.

Si el nivel del mar subirá, es importante aumentar la protección de las costas y alejar las construcciones de las cercanías del mar; también hay que proteger las cuencas de agua y los espacios donde viven los animales nativos y prevenir los daños por “El Niño”, sequías más largas y lluvias prolongadas (por ejemplo, con planes de prevención en contra de derrumbes, deslizamientos e inundaciones).

Las poblaciones más vulnerables a este tipo de cambios deberán desarrollar planes para prevenirlos o podrían sucumbir ante la llegada de aumento de fenómenos climáticos extremos anunciados.

2.Mitigación:

Mitigar es reducir el impacto contaminante que estamos aplicando sobre el planeta. Esto solo es posible a través del cambio de actividades que sean altamente contaminantes por unas más verdes: para la gente común, esto significa cambiar el carro de gasolina por uno eléctrico, transporte público o incluso la bicicleta; también modificar hábitos de consumo (apagar las luces que no use, desconectar los electrodomésticos que no usa) y empezar a consumir productos que sean producidos hos con energías limpias.

Los acuerdos a los que lleguen los países deberán incluir estrategias puntuales para mitigar o reducir los efectos del cambio climático y comprometerse a abolir (o reducir al menos) prácticas muy contaminantes (como el uso de combustibles fósiles).

3.Diferenciación:

La diferenciación se refiere a que no todos los países deberían tener las mismas responsabilidades ni asumir los mismos costos para luchar contra el cambio climático.

Es uno de los puntos más controvertidos, porque países por ejemplo como India no quieren retrasar el desarrollo de su gente (al acceder a la energía eléctrica), para que el planeta no se caliente más.

Los países más pobres y en desarrollo esperan que sean los países desarrollados los que asuman más responsabilidades, por ser ellos quieren iniciaron todo el fenómeno con la emisión de gases efecto invernadero.

4.Financiamiento:

¿Quién debe pagar? Millones de personas deberán adaptarse y otros millones deberán mitigar los efectos, pero de dónde saldrán los recursos es otro de los puntos polémicos y que siempre está sobre la mesa en las negociaciones.

Se espera que sean los países más ricos los que estén más comprometidos con la financiación.

5. Implementación:
 

Este es otro tema sensible. ¿En qué medida están comprometidos los países? ¿Harán acuerdos vinculantes? ¿Cuáles serán las acciones concretas en contra del cambio climático que implementarán y a cuántos años?

La implementación se refiere a las acciones concretas que hay que hacer para lograr los objetivos. Si un país se compromete a bajar sus emisiones de CO2 deberá decir exactamente cuándo, cómo, dónde y a través de qué.