El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) desacreditó la investigación oficial realizada por el Gobierno de México, a través de la Procuraduría General de la República (PGR), sobre la desaparición de 43 estudiantes en 2014 y aseguró que la principal hipótesis oficial de que habrían sido calcinados en un basurero nunca pasó.

El reporte, basado en información "pública y oficial", señaló que en las horas previas a la desaparición en el municipio de Iguala, en el estado de Guerrero, los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa fueron blanco de ataques coordinados por parte de policías de al menos dos localidades, bajo el posible mando de una persona aún desconocida y ante la pasividad de agentes federales y militares que supieron en todo momento lo que sucedía y no intervinieron.

Aquí cinco diferencias en los resultados presentados por la CIDH y los presentados por la PGR

1. La incineración
El 27 de enero pasado, el entonces procurador de la República, Jesús Murillo Karam dio el avance de la investigación sobre el caso Ayotzinapa, el cual denominó como "la verdad histórica" de los hechos ocurridos en Iguala y dijo que Felipe Rodríguez Salgado, líder del grupo criminal Guerrero Unidos declaró que policías municipales de Iguala y Cocula bajaron de patrullas a un grupo numeroso de estudiantes y después los subieron a dos camionetas, mismas que fueron conducidas hasta el basurero, donde se les interrogó, ejecutó e incineró.

En dicha zona, la PGR puntualizó que encontró "residuos de diésel y gasolina en el suelo del basurero, tres zonas con ceniza, rocas con impacto térmico, el punto de origen del incendio, residuos diversos con alto grado de deterioro por el fuego, aluminio fundido (principalmente latas) por la exposición al calor intenso, fragmentos de llantas con huellas de carbonización así como residuos característicos de neumáticos y afectación del fuego sobre diversos restos óseos humanos".

El informe elaborado por el grupo denominado Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y presentado este domingo refiere que tras seis meses de revisiones a la investigación oficial y de indagatorias propias, no encontraron elementos suficientes para determinar que los normalistas fueron quemados en el basurero referido y por ello encargaron un nuevo peritaje para determinar si era posible que tantos cuerpos pudieran haber sido incinerados tal y como lo dijo el procurador.
Por ello, concluye que los 43 estudiantes no fueron incinerados en el basurero municipal de Cocula.

El estudio estuvo a cargo el experto en ciencias del fuego José Torero, graduado de la Universidad de Berkeley, quien colaboró en el departamento de Fuego de la Universidad de Edimburgo, Escocia, y es actual miembro del Departamento de Ingeniería y Fuego de la Universidad de Queensland, Australia.

De acuerdo a Torero, para quemar solamente un cuerpo al aire libre se requeriría 700 kilos de madera o 310 kilos de neumáticos en una duración de 12 horas. Por lo que para incinerar 43 cuerpos se requerirían 30 mil 100 kilos de madera o 13 mil 300 de llantas y la duración sería de 60 horas.

2. Restos óseos
Hasta ahora, y luego del análisis de un fragmento quemado de hueso, sólo se sabe que uno de los 43 estudiantes murió. Pero no hay certeza de lo que pasó con los otros 42 alumnos.

La PGR informó en su oportunidad que la Universidad de Innsbruck, realizó tres análisis a las muestras de los restos calcinados y sólo uno fue identificado.

De esta forma el procurador mencionó que "el hallazgo de éste alto número de fragmentos de restos óseos con exposición térmica a fuego directo, comprueba científicamente la versión declarada por los detenidos, de que una vez que se extinguió el fuego, los restos humanos fueron triturados para su fácil desaparición y difícil identificación.

3. Zona del supuesto incendio
El experto la Universidad de Queensland concluyó que si bien las hojas de los árboles vuelven a nacer rápidamente, la madera de éstos debió haber sufrido daños, pues con el nivel de energía que se concentra en una hoguera para quemar a más de 40 cuerpos, la madera de la vegetación debió presentar daños que tardan en subsanarse varios meses, incluso años.

Murillo Karam había dicho que "de manera contundente ha quedado acreditado que los restos de materia encontrados en las bolsas del Río San Juan, como lo es la tierra, residuos neumáticos y otros elementos sólidos que fueron analizados, son correspondientes químicamente con los que encontramos en el basurero".

4. Intervención de autoridades
El reporte dado a conocer este domingo afirma que las autoridades y los cuerpos de emergencia tardaron horas en responder, lo que pudo causar la muerte de al menos dos personas que esperaban ser atendidos.

Para el GIEI, es necesario que las autoridades replanteen sus hipótesis y líneas de investigación, además de continuar la búsqueda de los estudiantes e indagar el posible uso de otros lugares para cremar cuerpos, por ejemplo, hornos públicos o privados.

Los expertos han solicitado al Gobierno entrevistas con soldados del Batallón 27 de Iguala pero no le han sido concedidas.

5. Destino de los cuerpos
El reporte de la CIDH refiere que hay cuatro versiones distintas sobre el destino final de los estudiantes. Uno donde se refiere que fueron asesinados en el cerro de Pueblo Viejo, sector de La Parota.

Otra, que fueron tomados 17 estudiantes y asesinados inmediatamente con un tiro y golpes en la casa de seguridad de las Lomas.

Una más que, si bien no habla del destino final de los normalistas, indica que habrían atacado un autolavado Los Peques para intentar asesinar a unos hermanos de otro cártel, acusándolos de ser miembros de Los Rojos.

Francisco Cox, uno de los cinco integrantes del grupo de expertos, comentó que ninguna de tales versiones tiene sustento porque las horas no coinciden y no existe ninguna evidencia de que los jóvenes hayan estado armados, al contrario se constata que usaron piedras.

La otra es que habrían sido incinerados en el basurero de Cocula, pero dicha hipótesis no se pueden probar puesto que cada detenido da versiones diferentes al respecto.