Michael Moore ya votó. El otro día envió su boleta de voto ausente. No hay duda por quién votó.

Habiéndose arrojado antes en la esquina en apoyo a Bernie Sanders, el cineasta y el revolucionario político se han asegurado de arrojarle su sombrero a Hillary Clinton desde que asumió el puesto de demócrata.

Eso es en parte porque una presidencia de Trump es todavía algo que lo asusta. Moore está tan preocupado que lanzó una película a último minuto, Michael Moore en Trumpland, que ahora se encuentra en cines selectos y está disponible en iTunes. No es el típico documental de Moore; simplemente muestra una presentación en vivo que dio en Wilmington, Ohio. Un espectáculo de un sólo hombre sobre la elección, que le entregó a una multitud que en su mayoría eran partidarios de Trump.

Moore nos habla sobre el escándalo de los correos electrónicos de Clinton, entendiendo la ira de los partidarios de Trump y por qué todavía está esperanzado para el futuro.

Me estaba sintiendo bastante bien acerca de la elección después de los debates, pero no tanto después del reciente escándalo de correo electrónico.

He estado nervioso incluso antes de esto. Esto sólo lo hace peor. Vivo en Michigan, en lo que yo llamo uno de los estados Brexit. La encuesta con la que nos despertamos a la mañana post primaria en marzo mostró a Hillary ganándole a Bernie con 15 a 30 puntos. Doce horas después perdió ante Bernie. Todas las encuesta estaban incorrectas. Conozco a mis compañeros de Michigan, y de Ohio, y los de Wisconsin. Hay mucha rabia. Hay una racha de anarquía porque la gente siente que lo ha perdido todo.

Ellos tienen trabajos ahora, pero están trabajando por menos dinero; A veces están laborando en dos trabajos para sobrevivir. La idea de Trump de hacer explotar el sistema es un pensamiento dulce. Eso no significa que lo apoyen a él, pero significa que ellos viven lo que él quiere hacer.

¿Sientes que los mensajes de correo electrónico tendrán tanto impacto en las encuestas como algunos están reclamando?

No creo que cambie un solo voto. Creo en dos cosas: creo que las personas que estaban planeando en no votar, que podrían haber sido la última gota, ahora van a votar por Trump.

El otro grupo que me preocupa es el votante de Hillary. El diez por ciento de su voto se deprimió durante el fin de semana. Eso qiere decir que van a votar por ella, pero no con entusiasmo. Lo que significa que no van a traer a nadie con ellos a las urnas.

Eso es dañino. Todo el mundo debería tener miedo de esto y seguir trabajando durante los próximos días.

Hay republicanos que realmente odian a Trump y se niegan a votar por él.

Eso es muy cierto. Pero la mayoría de los partidarios de Trump en mi público [en “Trumpland”], son personas que suelen votar por los demócratas. Los recluté. Quería a los votantes de Trump, así que fui a las salas de la unión. Fui a lugares que suelen votar por los demócratas.

Estamos en este punto donde ninguno de los dos lados realmente se habla con el otro. ¿Qué tipo de cosas notaste hablando con los partidarios de Trump?

Entrevistamos a personas en la salida [de la presentación]. Yo te diría que había por lo menos una docena de partidarios de Trump que ahora iban a pensar en no votar por él. Un tipo me dijo: “Tú eres más optimista sobre Hillary que su propia campaña. ¿Por qué no he escuchado estas historias sobre ella desde su campaña?”. Dije: “Porque se trata de una elección en la que uno de los lados derriba al otro”.

Asustan a la gente para votar por Hillary porque Trump es aterrador. Me siento mal de que no hayamos visto más de la (Hillary) verdadera. Tengo mis desacuerdos con ella políticamente, pero como ser humano creo que es una persona realmente honesta y maravillosa. ¿Es un político? Sí. ¿Va a mover las cosas? Sí.

A veces nos olvidamos de que los demócratas todavía tienen que asegurarse de que los demócratas estén votando por Hillary.

Estoy más preocupado por los votantes de Bernie, de los cuales soy uno. Todavía están enojados. Yo les digo: “¿De qué estás enojado? ¡Conseguimos que un socialista fuera elegido en las primarias en 22 estados! Nunca pensé que viviría para ver eso. [Hillary] adoptó dos tercios de su plataforma! ¡Eso nunca sucede! Si los demócratas recuperan el Senado, ¿quién es el presidente del Comité de Presupuesto del Senado? Bernie Sanders, el socialista, ¡va a estar a cargo del presupuesto! ¿Por qué estás enojado? ¿Hemos olvidado cómo celebrar?”. Los votantes de Bernie deberían estar haciendo una reverencia, entrar en la cabina, votar por la primera mujer que haya sido nominada en este país como presidenta de Estados Unidos. Y al día siguiente debemos ocuparnos en mantener la revolución de Bernie, apoyándola (a Hillary)  en las cosas buenas que hace, y desafiándola cuando ella no las hace.

Todo esto podría terminar siendo un anticlímax gigante y Hillary podría derrotar a Trump. Aun así, ha despertado una parte aterradora del país que podría no desaparecer.

Se irán. Al igual que como se fueron los segregacionistas. Cuando era joven, la gente decía: “La gente que usa la palabra “n” (de negro, “nigger”) todo el tiempo nunca desaparecerá”. ¿Con qué frecuencia oyes la palabra “n” hoy en día? Crecí en un momento en que si uno vivía en una comunidad blanca, lo escuchaba todo el tiempo. Lo usaban tan a menudo como la palabra “Kleenex”. Esa gente se va. Las cosas cambian. Las cosas mejoran. Los enemigos pierden. Los enemigos siempre pierden. Ganan por un tiempo, y después, no.

Me preocupa que con los medios sociales no se van a ir. Se encontrarán y se organizarán y la red de noticias de Breitbart intentará montar esta revolución de nuevo en 2020.

¿A quién van a organizar? Cada año tres millones de jóvenes de 17 años en este país cumplen 18 años. Eso es tres millones de nuevos votantes. Dentro de cuatro años, más de 12 millones de jóvenes votarán. Después del segundo mandato de Clinton eso sería 24 millones. Y luego están los jóvenes que ahora van a llevar sus valores con ellos. ¿Cuál es la edad promedio del votante de Fox News? ¿72? Sin ofender a las personas de la tercera edad, pero la tendencia vieja va de salida. La nueva forma es: “No me importa si estás enamorado de alguien del mismo género”. Ese es el nuevo mundo en el que vivimos. Vivimos en un mundo donde ya nadie admira a un ejecutivo corporativo o a un banquero de Wall Street.

Incluso Trump estuvo mostrando una bandera del arco iris,  el primer candidato presidencial del GOP que hace eso.

Es verdad. Y habló en contra del proyecto de ley de baño en Carolina del Norte. Recuerdo que años atrás estaba en una recaudación de fondos de Planned Parenthood donde creo que él era el coanfitrión. Ha engañado a toda esta gente.