¿Desde cuándo estás involucrada en la política?

Hemos decidido emprender desde joven este camino, incentivada por el lado de la política social; desde que tenía ocho años vengo participando en política, con acciones al nivel social.

¿Cuándo entras directamente a militar en un partido político?

En el año 2009, cuando el partido fue reconocido ante la Junta Central Electoral, comencé a participar. Este año es la primera vez que aspiro a cualquier cargo electivo, en este caso a diputada.

¿Qué te motivó a buscar la diputación?

Primero comenzamos con un proyecto social y no con una diputación, que es lo que hoy llevamos por eslogan “Yo hablo por ti”; eso es un proyecto social donde se busca empoderar a las personas, conocer sus inquietudes y necesidades y traducirlas en propuestas tangibles y verdaderos planes de acción.

¿Cuáles serían tus principales proyectos de llegar al Congreso?

Estamos trabajando con la ley de los centros comunitarios; queremos hacer mayores iniciativas de las pymes en las comunidades, para crear bancos de empleo.

Tenemos en proyecto hacer una ampliación a la Ley 248 de Protección Animal; queremos seguir desarrollando los centros de atención y convertirlos en centros de rehabilitación y asistencia con los animales para personas con discapacidad.

Quisiéramos poder hacer y trabajar con los envejecientes para que a nivel nacional pudieran tener casonas.

¿No te da miedo de que tu nombre sea manchado por el descrédito de la política?

Yo creo que cada ser humano es único y es diferente. Sin temor a equivocarme, cada quien marca sus pautas. Es verdad que en la política existen muchos prejuicios por lo que otros han hecho, pero a cada quien se le brinda su oportunidad.

El involucramiento que tenemos con la sociedad ha hecho que ellos reconozcan que nosotros somos distintos.

¿Estás de acuerdo con el barrilito y el cofrecito?

Los diputados, de alguna manera u otra, deben poder ayudar a la ciudadanía, no estoy diciendo que necesariamente esta sería la forma de ayuda.

Lo que debería regularse es la forma del quehacer político con la ley de partidos.

Nosotros venimos compitiendo en un partido minoritario. Cuántos fondos recibimos al mes, y cuántos reciben los demás, la competencia es totalmente desleal.

Cuando hablas de competencia desleal, ¿te refieres a que el barrilito se está usando para hacer campaña?

¡No! Porque ahora mismo hay una prohibición de poder utilizarlo.

¿Y antes de esa prohibición?

Bueno, lo que pasa es que habría que evaluar lo que dice también la Junta Central Electoral, a la cual yo no pertenezco, y no estoy ahí para ver y para juzgar.

Pero yo no me refiero a los legisladores que ya están, me refiero a la cantidad de fondos; como no se regula quién hace los aportes a los candidatos, no sabemos de dónde vienen.

¿Qué piensas del gasto excesivo en publicidad?

Creo que hay necesidades primarias, más que la publicidad, para lo cual nosotros pudiéramos hacer uso. La publicidad es necesaria porque no podemos decir que no. Pero yo creo que el encuentro con la gente nos da una mejor publicidad. Tal vez la gente no quiere más vallas y quiere contacto directo con los representantes.

¿Legislarías para que se apruebe la ley de partidos políticos?

Claro que sí. Tenemos que regular cómo vamos a invertir en la política y quiénes son los que van a dar los fondos que yo tengo. Es que hay que transparentar los recursos que vamos a utilizar en la campaña y en qué los estamos invirtiendo.

¿Tu legislación estaría basada en la niñez y las mujeres, principalmente?

No creo que esté basada solamente en esos dos aspectos; creo que han sido las personas que más se han hecho eco de esto, pero  también hay un sector, como lo envejecientes, con los que nosotros hemos venido participando.

¿Cómo ves el tema de la cuota femenina?

Yo no creo en cuotas, yo creo en igualdad. Yo creo que es injusto que nosotras tengamos que ser un requisito. Creo que las mujeres, en toda América Latina, nos hemos ido empoderando. En primer ámbito, en la política, hemos demostrado la capacidad que tenemos para gobernar.

¿Estás de acuerdo con que se apruebe el aborto?

La verdad es que no. Yo soy una mujer católica y creo que no solamente eso va a afectar al ser humano, sino que nos va a afectar como sociedad. Tenemos que trabajar en concientizar a los jóvenes, especialmente, que es donde mayormente se da el embarazo a temprana edad.

¿Estás de acuerdo con la comunidad LGBT?

No te puedo decir que yo crea que una comunidad deba existir o no; cada quien tiene derecho a poder ser lo que quiera. Yo no soy Dios para juzgar a nadie y la misma palabra dice “ama a tu prójimo como a ti mismo2.

¿Estarías de acuerdo con la aprobación del matrimonio homosexual?

No, creo en el matrimonio entre un hombre y una mujer. Estoy de acuerdo con que exista la comunidad porque hay que respetar a cada quien como es, pero en el matrimonio no estoy de acuerdo.