Tras la muerte de Fidel Castro, la incertidumbre sobre quién será el que tome el legado de su gobierno se ha instalado en Cuba. Raúl Castro, quien en este momento es el presidente del país, anunció hace un tiempo sus intenciones de dejar el cargo en 2018. Después de eso, lo que suceda con el liderazgo del país es una incógnita.

Pero algunos expertos y cercanos a los Castro han deslizado un nombre: el de Miguel Díaz-Canel. Este ingeniero electrónico, exministro de Educación entre 2009 y 2012 y actual primer vicepresidente del Consejo de Estado, la institución cubana encargada de poner en práctica las decisiones tomadas en la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) es un protegido de Raúl Castro, quien le ha promovido para ocupar diferentes cargos en las últimas dos décadas.

Es el primer vicepresidente cubano nacido en la década de 1960, en un aparato gubernamental que se ha renovado, integrando mucha gente de entre 30 y 40 años. Raúl Castro ha apadrinado a Díaz-Canel para que sea la cara de la renovación política cubana.