Un policía turco fue secuestrado por presuntos combatientes del Partido de los Trabajadores de Kurdistán, en el sureste del país.

Las autoridades informaron que el agente Sedat Yabalak viajaba en un automóvil junto a su familia desde la ciudad Erzurum a Sanliurfa cuando fue secuestrado en una carretera cerca del distrito de Lice.

El grupo pidió al policía que bajara de su automóvil y cuando confirmaron que era de la fuerza policial, fue que lo retuvieron. Los secuestradores también sacaron a su esposa e hijos, pero les dejaron ir.

Fuerzas de seguridad investigan el secuestro, que ocurrió solo cuatro días después de que otro oficial de policía fuera secuestrado en la misma carretera.

La policía turca y miembros de las Fuerzas Armadas recientemente se han convertido en las víctimas del Partido de los Trabajadores de Kurdistán. Estos les han atacado sucedáneamente, informó el periódico “Todays Zaman”.