El Ministerio Público continuó hoy tras los bienes y posibles cómplices del presunto narcotraficante Jesús Cordero, conocido como El Chino, quien fue detenido el pasado 21 de diciembre tras dos años huyendo de las autoridades.

Las autoridades han decomisado cuatro apartamentos y tres jeepetas vinculadas al detenido, mientras que allanaron ayer dos dealer, en los que el acusado podría tener acciones.

"El Chino tiene casi dos años en fugitividad y estamos, de alguna manera, desenredando sus complicidades", dijo el responsable de la Procuraduría Especial de Antilavado de Activos de República Dominicana, Germán Miranda Villalona.

El funcionario explicó que en varias acciones realizadas ayer en contra de presuntos bienes de Cordero encontraron "evidencias documentales que las estamos evaluando" para llegar hasta otros posibles cómplices y otras propiedades del detenido.

Esto, porque, a su juicio, "no es verdad que (El Chino) actuaba solo, no es verdad que iba a constituir una organización solo y va a durar dos años en fugitividad. Alguien lo tenía en protección", dijo.

El juez Francisco Arias, de la jurisdicción de Higüey, dictó el pasado lunes tres meses de prisión preventiva en contra de Cordero, quien era uno de los más buscados de República Dominicana, y quien deberá cumplir la medida en la cárcel de El Seibo, según la decisión judicial.

El presunto narcotraficante, quien se encontraba en la lista de los delincuentes más buscados del país, está acusado de lavado de activos y narcotráfico.

Cordero fue tenido el pasado lunes en una clínica de la capital dominicana, a donde acudió a recibir asistencia médica.

Las autoridades acusan al detenido, que cuenta con una fortuna de unos 300 millones de pesos, de encabezar una poderosa red de narcotráfico y lavado de activos producto de este ilícito, así como de sicariato.

La organización estaba integrada por dominicanos y peruanos, quienes traían la droga al país principalmente en pantalones de doble fondo.

En su último viaje, Pascual Cordero trajo al país ocho pantalones con cuatro paquetes cada uno, para un total de 32 paquetes con un peso equivalente a 14.70 kilos de cocaína, según certificó el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif).