El ministro de Educación, Carlos Amarante, anunció que el Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (Inabie) enviará sus supervisores para investigar denuncias sobre la calidad del alimento escolar en algunas zonas del Cibao.

Indicó, a su vez, que la política de su ministerio en relación a la alimentación es muy clara, y si lo que se sirve en los centros no es de calidad hay que cancelarle el contrato al suministrador y buscar otro que cumpla con la calidad y los nutrientes necesarios.

"Nosotros tenemos 900,000 estudiantes que almuerzan en las escuelas, y suceden accidentes. Hasta en nuestras casas y restaurantes, lo que tenemos que hacer es activar cada día más nuestra supervisión para que los suplidores mantengan sus estándares de calidad y los accidentes se reduzcan al mínimo", expresó.

El ministro de Educación ofreció sus declaraciones tras participar en un acto de jura a la Bandera, celebrado en el colegio de La Salle.