El Ministro de Educación, Carlos Amarante Baret, exhortó hoy a los estudiantes, profesores y personal de las escuelas públicas y planteles semioficiales, a reincorporarse a sus labores el próximo lunes 28 tras el período vacacional de Semana Santa.

El funcionario llamó también a los padres, madres y tutores de los alumnos a que cumplan con su responsabilidad de enviar a sus hijos a la escuela tras dicho período con el fin de garantizar el cumplimiento del calendario escolar y seguir contribuyendo a mejorar la calidad de la educación.

A juicio de Amarante Baret, la comunidad educativa "debe desterrar de una vez y para siempre la vieja costumbre de reportarse a clases y a las labores docentes tres y cuatro días después de concluida cualquier asueto festivo o religioso".

Además indicó que la Semana Santa es un periodo propicio para el descanso y la reflexión, pero manifestó que la práctica de no acudir a clases de inmediato "perjudica básicamente a los estudiantes, que no pueden cumplir con el calendario escolar".

"Por esta razón y por el bien de todos los estudiantes, los padres, madres y tutores deben encargarse de que sus hijos vayan a la escuela desde el primer día de docencia, para que no pierdan ni un solo día de clases", apuntó Amarante Baret.

Recientemente el ministerio de Educación emitió una circular dirigida a los directores generales de los niveles educativos, a los titulares de Participación Comunitaria del Minerd, así como a directores regionales, distritales, de centros educativos y a padres y madres de familias, en la que los exhorta a promover esfuerzos conjuntos para que ni un solo estudiante falte a clase tras la celebración de cualquier día festivo no lectivo.

El Ministro de Educación también llamó a los directores regionales y de distritos educativos a desarrollar iniciativas a través de los medios de comunicación nacionales y locales para motivar a los padres, madres y estudiantes a integrarse a la docencia masivamente el próximo lunes.

En este sentido, pidió la colaboración de los directivos de las Asociaciones de Padres, Madres y Amigos de la Escuela (Apmae) para que también motiven a sus asociados y no asociados a que envíen a sus hijos a las escuelas.

"Llamamos a los actores del sistema educativo a cumplir con su responsabilidad de garantizar que no se pierda un día de docencia, porque esto va en perjuicio de hijos e hijas de familias humildes, a los que el Estado está en el deber de garantizarles una educación de calidad y a que reciban las horas de docencia pautadas en el calendario escolar", precisó Amarante Baret.

El Ministro también pidió la colaboración de la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED), la Confraternidad Evangélica Dominicana (Conedo) y del Consejo Dominicano de la Unidad Evangélica (Codue) para que motiven desde sus diferentes iglesias y congregaciones el retorno a clases de los estudiantes el lunes 28 de marzo.

Amarante Baret extendió su exhortación a la Asociación Dominicana de Profesores (ADP).