Missy se volvió loca intentando cazar el ratón que pasaba de una pantalla a otra. La gatita de doce años vive en un refugio, pero necesitaba constante entretención y esa fue la única forma de no desatender a los otros animales.