Al cabo de su exitosa carrera como beisbolista de Grandes Ligas, el exjardinero derecho de los Dodgers de Los Ángeles, Raúl Mondesí Avelino, pasó a ejercer uno de los oficios más controversiales y desprestigiados del país: la política.

Con la incursión “inexperta” en la política dominicana, parece como si la fama se hubiese retirado con él.

Aspirar a la candidatura a diputado por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en San Cristóbal sería una victoria segura, tomando en cuenta que Mondesí gozaba de la popularidad que durante 12 años le brindó la pelota, la misma que años más tarde utilizaría para materializar sus deseos de llegar al poder.

En 2006, el pelotero-político ganó la diputación del municipio cabecera de la provincia por el PLD, luego de haber pertenecido al Partido Reformista Social Cristiano (PRSC); sin embargo, tres años más, en 2009, comenzaron los “líos” del exbeisbolista, al cambiarse al Partido Revolucionario Dominicano, debido a ciertas diferencias con el partido de gobierno.

No obstante, el renombre del pelotero que también perteneció a los Azulejos de Toronto, aun se mantenía en alto.

En mayo de 2010, Mondesí fue elegido como alcalde de San Cristóbal por seis años, un período excepcional establecido para unificar las elecciones presidenciales con las legislativas y municipales.

El afamado pelotero llegó al cabildo representando al PRD, sin embargo, un año después renunció del partido blanco por conflictos internos y retornó al PRSC, que se había aliado al PLD para apoyar a Danilo Medina.

Con tan solo dos gestiones de gobierno Raúl Mondesí Avelino ya había pasado por las sillas de los tres partidos mayoritarios del país, PRSC, PRD y PLD.

Esta tendencia de Mondesí, aunque en escenarios y circunstancias distintas, replica su trayectoria de 12 años en las ligas mayores. Desde 1993 hasta 2005, el exjardinero perteneció a siete equipos de Grandes Ligas: Dodgers de Los Ángeles, Azulejos de Toronto, Yanquis de Nueva York, Arizona, Pittsburgh, Angelinos de Anaheim y Atlanta.

Sus líos

A tan solo un año de su período como alcalde, Mondesí fue acusado por el exsíndico, José Montás, de malversación de más de RD$200 millones, de los fondos municipales.

De acuerdo con la acusación de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción (PEPCA), el expelotero, junto a otros funcionarios, utilizó documentos falsos para realizar contrataciones públicas, no enviaba a la Tesorería Nacional los ingresos por impuestos, tenía una presunta nómina para familiares y allegados y supuestamente no cumplía con la contabilidad y los procesos que esto demanda.

Tratando de evitar el “pelotazo” de una condena por corrupción, Mondesí sostiene que no ha robado ni un centavo del ayuntamiento, que sus cuentas están claras y argumenta que ya era rico cuando llegó a la política.

Las audiencias han sido prorrogadas siete veces por diversas razones. La última ocasión se aplazó debido a que el Ministerio Público alegó que en el Palacio de Justicia de San Cristóbal no existen las condiciones para llevar el proceso de forma transparente.

El juicio será reanudado cuando la Suprema Corte de Justicia decida si trasladarán el caso a Santo Domingo o se sigue conociendo en la sureña localidad.

Otro de los escándalos en los que se ha visto envuelto el funcionario edilicio, y que podría poner en juego la popularidad que aun ostenta ante la ciudadanía, es el conflicto que escenificó en enero de este año con el ministro de Medio Ambiente, Bautista Rojas Gómez, por alegada posesión de terrenos pertenecientes a Medio Ambiente.

Para esa misma fecha, el ministerio tuvo que intervenir a San Cristóbal, ciudad que fue declarada en estado de emergencia, debido a los grandes cúmulos de basura que la arropaban.

El pasado martes, el senador por San Cristóbal, Tommy Galán, solicitó a Medio Ambiente la “inmediata intervención” del municipio capital, por la gran cantidad de basura que, a su juicio, “ahoga a la ciudadanía”.
A todo esto Mondesí responde que dirigentes como Galán buscan pescar en río revuelto ante situaciones a las que su gestión busca soluciones.

La verdad es que en su carrera como político, el expelotero ha tenido que lidiar con muchos lanzamientos rompientes, ante los que se mantiene en una lucha constante para tratar de ajustarse.