La catedral de Santo Domingo, acogió desde la 9:00 de esta mañana la toma de posesión canónica de monseñor Francisco Ozoria Acosta como nuevo arzobispo metropolitano de la capital dominicana, en sustitución del cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez.

Cientos de personalidades de la vida política, castrense y civil del país, entre ellos el presidente de la República, Danilo Medina, asistieron al acto de entronización, encabezado por el nuncio apostólico, monseñor Jude Thaddeus Okolo.

El punto central de esta celebración es la entronización, acto por el cual el nuncio apostólico procedió a entronizar al nuevo arzobispo, invitándolo a sentarse en la poltrona o trono episcopal para simbolizar que ha tomado posesión de la sede de la arquidiócesis.

El representante del papa Francisco entregó al nuevo arzobispo el báculo, símbolo del ministerio pastoral, que semeja la vara usada por los pastores para conducir sus rebaños.

Las primeras palabras de Ozoria Acosta como arzobispo fueron "para dar gracias a Dios por su inmenso amor y desbordante misericordia", así como la papa Francisco "por confiarme el gobierno pastoral de la Iglesia de Santo Domingo, sucediendo a monseñor López Rodríguez, a quien me unen fuertes vínculos".

También agradeció el apoyo y solidaridad de la Conferencia Episcopal Dominicana y reiteró, como dijo al conocer su nombramiento, que "ha sido una gran sorpresa que asumo con sus retos y sus desafíos".

"Me confío a la divina providencia para que me dé sabiduría", señaló el nuevo arzobispo, que afirmó que la suya "es una misión grande, pero la fuerza y la gracia de Dios es mayor".

Ozoria Acosta finalizó su primera intervención como arzobispo citando a San Agustín, "quiero ser con ustedes un hermano, y para ustedes un pastor"; posteriormente pronunció su primera bendición al frente de la Archidiócesis de Santo Domingo.

Dos horas después de su entronización, a las 11 de la mañana, el nuevo arzobispo oficiará su primera eucarística multitudinaria en el Palacio de los Deportes de Santo Domingo.

Con la toma de posesión canónica de Ozoria Acosta, su antecesor López Rodríguez, que ha estado al frente de la Archidiócesis durante 35 años, pasa a ser arzobispo emérito, y seguirá ostentando la condición de cardenal de por vida.