El ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Temístocles Montás, admitió que nadie puede oponerse a un incremento salarial de todos los sectores del país, en especial a policías y militares, pero dijo que el gobierno no dispone de suficientes fondos para atender esa necesidad.

"El problema es que destinando el 4 por ciento del PIB a la educación, un 6.7 por ciento al servicio de la deuda, un 2 por ciento a la salud y otro tanto a transferencias al sector eléctrico, eso solo se lleva la totalidad de los ingresos del gobierno", señaló.

Tras intervenir en la conferencia "Crisis de Puerto Rico, causas, consecuencias y perspectivas" el titular del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD) respondió a preguntas de los periodistas en la Biblioteca Nacional.

Si bien consideró razonable una mejora de los salarios, fundamentalmente los de militares y policías, "creo que se debe entender que en la República Dominicana hay que asegurarle al gobierno más recursos para poder enfrentar esos problemas".

Montás fue claro al reiterar que "los ingresos que recibe el gobierno, que es lo que ha servido de base para elaborar el Presupuesto de 2016, se van fundamentalmente en educación, servicio de la deuda, salud y transferencias al sector eléctrico ¿De dónde vamos a sacar los recursos?", dijo.

La cuestión del salario de los integrantes de las fuerzas de orden ha tomado gran relevancia desde que el raso policial Daurin Muñoz colgara en las redes sociales un vídeo en el que denuncia los bajos ingresos que tienen los agentes del cuerpo.

En cuanto al tema de la conferencia, Montás afirmó que para enfrentar la crisis provocada por la deuda de Puerto Rico es necesario poner en práctica un plan de reformas que devuelvan la estabilidad económica al país, tal y como se proponen hacer las autoridades puertorriqueñas.

"La sostenibilidad de la deuda no es posible sin crecimiento y la única forma de retornar a un crecimiento positivo de la economía es embarcándose en un plan de reformas que permita hacer cambios en el aparato productivo y que le devuelva a los inversionistas la confianza en el país", planteó Montás.