Desde el pasado 15 de marzo, la vida de decenas de personas que diariamente se trasladan por la avenida República de Colombia está en peligro constante.

Cruzar por la mencionada vía, en vehículos o caminando, se ha vuelto toda una odisea luego de que el Ministerio de Obras Pública y Comunicaciones (MOPC) comenzara los trabajos de ampliación con el objetivo de “descongestionar el tránsito”.

Es un plan “viable”, a juicio del ingeniero civil encargado de la obra, Frank Ortiz, quien pertenece a la compañía Magestic, contratada por el consorcio Odebrecht. “No solo habrá una vía más holgada, sino que además tendremos un área más embellecida”.

Obras Públicas retira 2.5 metros de la acera en el área verde que circunda al Jardín Botánico -sin tocar al parque- y en consecuencia la vía, aunque seguirá siendo de cuatro carriles -dos en cada sentido- ofrecerá mayor espacio para el tránsito, que en esa avenida se congestiona de forma constante. Esto abarca desde la esquina con Los Próceres hasta la Sol Poniente.

Trastornos y quejas

El proceso de reconstrucción resulta peligroso para los usuarios de la avenida.

Cada día decenas de obreros comienzan sus labores temprano en la mañana y con ello, la incomodidad para los conductores y peatones. Desde la rotonda José Martí, ubicada en la avenida Los Próceres esquina República de Colombia, las aceras fueron eliminadas, lo que obliga a los transeúntes a caminar por el pavimento, expuestos al peligro de ser atropellados.

En adición a esto, al menos un carril permanece ocupado por los camiones y otros equipos de construcción..

Para mayor peligro de los caminantes, la isleta que dividía la vía también fue eliminada; en su lugar, según detalles del ingeniero Ortiz, se prevé la construcción de un muro, pero hasta cuando eso acontezca, quienes necesitan cruzar de un lado a otro se enfrentan al vasto flujo vehicular.

Las líneas divisorias de pavimento quedaron borradas; los vehículos transitan sin control del espacio que les corresponde, más aun con los camiones, palas mecánicas, rodillos y otras maquinarias que ocupan el carril de la derecha.

“Lo veo bien porque la calle será más ancha y quizás haya menos tapones; sin embargo, es un peligro porque uno cruzando puede ser impactado por un vehículo, porque uno se para en el medio porque quitaron la isleta”, dijo a Metro una señora que a diario camina por allí. Se quejó de que es raro cuando hay un agente de Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet) para ayudar a cruzar o para viabilizar el flujo vehicular.

Dice valdrá la pena

El ingeniero reconoce que “las obras causan siempre mucho impacto negativo en el momento de la construcción”.

En este caso se eliminó la acera, hubo que hacer una acera provisional donde la gente pudiera caminar. “Pero como no es el lugar por donde ellos están acostumbrados, ya por ahí empieza el impacto porque le cambiamos la ruta a los caminantes”.

A final de este mes

Sin embargo, anunció como positivo que esta remodelación, que comenzó el pasado 15 de marzo, está prevista para ser entregada el próximo 30 de abril.

El daño que la construcción causa a las áreas verdes también es un tema a considerar, tomando en cuenta que los trabajos se realizan frente al Jardín Botánico Nacional.

Algunos se han quejado de pequeños árboles que fueron derribados en el área circundante. Un conductor que transitaba por la vía voceó al ingeniero que “lo que tienen que hacer es una vía por dentro del jardín y así terminan de acabar con él”.

Aunque en principio el plan de trabajo preveía la utilización de 14 metros hacia adentro del Jardín Botánico, las autoridades dejaron la propuesta sin efecto.

“No le quitamos terreno al Jardín. El área verde se va a volver a reponer, se reduce un poco pero queda la acera por donde los transeúntes podrán caminar o hacer sus actividades recreativas”, aclaró el ingeniero. “En la esquina del Jardín tomamos un poco más de terreno verde pero ya eso pertenece al ayuntamiento”,agregó.

El profesional recalcó los beneficios que dejarán estos trabajos. “Vamos a tener una vía más rápida, más bonita, más cómoda; la obra va a perdurar por mucho más tiempo, y si la remodelación se hace en tan corto tiempo entonces vale la pena”, destacó.

Explicó que la vía contará con retornos en lugares específicos, los cuales incluirán pasos peatonales, además agregó que se utilizarán semáforos para regular el paso. No  obstante, destacó que es el Ministerio de Obras Públicas quién decide cuántos y dónde ubicarlos.