El Ministerio de Salud aseguró hoy que mantiene una "estrecha vigilancia, control y monitoreo" de los centros y profesionales de la salud que se dedican a la cirugía plática para evitar eventualidades.

Un informe de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos advirtió la semana pasada sobre los riesgos del turismo médico, citando que una veintena de personas sufrieron de complicaciones tras realizarse procedimientos de cirugía plástica en República Dominicana.

A través de un comunicado, Salud Pública precisó que estas denuncias, en total 23, datan de 2013.

En ese sentido, pidió hoy a las personas interesados en realizarse alguna cirugía plástica comprobar previamente si el centro o el médico cuentan con el permiso de habilitación y el aval técnico y profesional para garantizarle una cirugía segura.

El Ministerio de Salud informó de que recientemente clausuró varios establecimientos de salud, en la capital y las provincias de Santiago, San Francisco de Macorís y La Romana, tras comprobarse en algunos casos que operaban sin licencia y en otros por malas prácticas médicas y negligencias que causaron daños a terceros.

Entre las medidas adoptadas por el Ministerio figuran el fortalecimiento de los mecanismos regulatorios con orientación a que los centros de salud y lo médicos realicen procedimientos revestidos de la debida la seguridad e inocuidad para los pacientes, para los cual emitió los protocolos de atención y una resolución, que regula el ejercicio de los cirujanos plásticos y reconstructivos.

La citada resolución, dictada el año pasado, se enfoca en establecer los requisitos de formación académica de los cirujanos plásticos y reconstructivos que desean aplicar para recibir la debida habilitación del Ministerio.

En tanto, a través de la Dirección de Habilitación y Acreditación, el Ministerio regula el otorgamiento de licencias a los establecimientos de salud, como son las clínicas, hospitales, unidades de hemodiálisis, bancos de sangre y laboratorios clínicos y patológicos, entre otros.

En ese orden, explicó, la Dirección de Habilitación del Ministerio informó que los requisitos exigidos a estos establecimientos para operar se resumen en que deben cumplir con los estándares de calidad y seguridad, a fin de que garanticen una atención de salud adecuada a los pacientes.

Señaló que para otorgar un permiso a estos centros de salud, lo primero que hace es evaluar sus infraestructuras, el equipamiento, los recursos humanos y las normas generales y específicas de bioseguridad, verificando que estos sean cónsonos con el nivel de complejidad y la cartera de servicios del prestador.

Al mismo tiempo, explicó que los establecimientos de salud que solicitan licencia de habilitación son inspeccionados por técnicos del Ministerio que aplican guías específicas para cada tipo de centro asistencial.

Luego estas guías son procesadas por una comisión evaluadora que rinde su informe, el cual sirve de base de sustentación a la decisión de otorgar o no la licencia, que tendrá una duración que oscila entre dos y cinco años.

También en el proceso de evaluación para otorgar la licencia a estos centros para que estén hábiles para ofrecer servicios a la ciudadanía, participa la Dirección de Monitoreo y Evaluación de la Calidad en Salud, otra instancia del Ministerio de Salud.

La misión de la Dirección de Monitoreo y Evaluación consiste en vigilar que la prestación de los servicios de salud a la población se produzca dentro de los parámetros que establece la Ley General de Salud, es decir, cumpliendo con los estándares de seguridad y calidad que determinaron la habilitación del prestador.

Asimismo, recoge, procesa e investiga las denuncias de faltas que se cometan en ese ámbito, procedentes de personas físicas o jurídicas.

Las faltas graves o las faltas reiteradas por parte de los prestadores de servicios de salud conllevan a sanciones estipuladas en la Ley, como el cierre del establecimiento en falta.