Dos menores murieron ayer en Villa Consuelo (Santo Domingo) y Bonao, uno de ellos, de siete meses, después de que fuera dejado en el interior de un vehículo por su progenitor, informó hoy la policía.

El otro menor, de un año, murió en Bonao, después de colocarse un vaso de plástico sobre sus boca y nariz.

Luis Carlos Tavarez Báez, de 7 meses, murió asfixiado, al ser dejado dentro de un vehículo por su padre Jorge Luis Tavarez Sánchez, quien había llevado a sus otros dos hijos a la escuela y dejado a su esposa en su lugar de trabajo.

Las pesquisas iniciales indican que Tavarez Sánchez recordó que había olvidado dejar a su hijo en la guardería unas tres horas después, cuando recibió una llamada de su esposa.

Dijo que al recibir la llamada, estando en su centro de trabajo, corrió hasta el vehículo para sacar al infante del mismo y llevarlo a un centro de salud, donde falleció.

La Policía informó que el caso se encuentra bajo investigación de las autoridades correspondientes.

En Bonao la niña identificada como Desesuany Cruz Santos también falleció asfixiada la ahogarse por taparse con un vaso de plástico la boca y la nariz.

El reporte preliminar del caso indica que la señora Dailda Santos Fajardo, de 30 años, madre de infante, la acostó en un corral y que alrededor de dos horas después se percató que la misma tenía un vaso en la cara.

La institución del orden precisó, además, que amplía las investigaciones para determinar las reales circunstancias en que se produjo el hecho