Un matrimonio forzado terminó en tragedia: una niña de solamente ocho murió en su noche de bodas, por una hemorragia causada por su esposo de 40 años.