Al menos 62 niños han muerto y 30 han resultado heridos durante los combates en Yemen en las últimas semanas, aseguró el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

Los combates están perjudicando a los servicios básicos de salud. Pero sobre todo la destrucción y la violencia están causando terror en los niños.

"Los niños están en necesidad desesperada de protección, y todas las partes en el conflicto deben hacer todo lo posible para protegerlos", dijo Julien Harneis, representante de UNICEF en Yemen.

La organización continúa trabajando para proveer agua y suministros de salud, así como educación y programas psicológicos que ayuden a los niños afectados.

A lo largo de los últimos meses, la República de Yemen se ha visto sumergida en conflictos entre diferentes grupos, que empujan al país, al borde de una guerra civil.