Una mujer argentina decidió atar a su hijo durante 10 días a una ventana con ayuda de una soga y alambre de púas, supuestamente para que no escapara.

La policía logró rescatarlo luego de que un llamado anónimo alertara sobre la situación.

El menor se encontraba sujetado por la cintura con una soga y esta a su vez con un alambre de púas enganchada a una ventana, en una vivienda ubicada en el departamento de Loreto, en Santiago del Estero, Argentina. 

Cuando las autoridades interrogaron a la mujer, de 43 años y quien no identificada, esta confesó que lo hizo para que su hijo "no se escape”.

Tras su arresto, la jueza Lucrecia Martínez Llanos decidió trasladar a la madre de tres niños a la Comisaría 1ª del Menor y la Familia.

Por su parte, los niños fueron trasladados a la sede de Sanidad Policial para ser atendidos. Después fueron puestos a disposición de la Dirección de la Niñez, Adolescencia y Familia, mientras se resuelve la situación con su madre, informó el diario "El Liberal".