Una mujer británica que causó la muerte de un corredor por ignorar un semáforo, ha suplicado al juez no enviarla a la cárcel, esto bajo el alegato de que es muy gorda.

Linda Ann Jenns, asesinó a Pail Stinton, un hombre de 45 años con su auto en Ashford, Kent. Tras ser declarada culpable rogó por evitar su sentencia.

Ian Puente, el abogado de la mujer de 49 años, aseguró que ella padece de obesidad mórbida, razón por la que la mujer podría sufrir más complicaciones en su salud dentro de la cárcel.

Por consiguiente, la juez Heather Norton, aplazó la sentencia por quince días en espera de documentos médicos que comprueben la enfermedad.

Aunque Jenns fue liberada bajo fianza y hasta el momento tiene prohibido conducir, es muy probable que sea juzgada por la muerte de Stinton, informó el periódico britanico "Daily Mail".