Una mujer que iba a ser víctima de una violación dejó a su atacante con heridas graves tras defenderse del ataque.

Cuando Johnathon Holmes, de 35 años, intentó atacar el mes pasado a la mujer no identificada en Sheffield, Inglaterra, no pensó que tendría que escapar con sus ojos color negro y numerosas heridas en la cara.

Este martes Holmes se declaró culpable y fue condenado a cuatro años y medio de prisión.

De acuerdo con la declaración de la víctima, el hombre la siguió durante la mañana del 1ro de noviembre. Afortunadamente, ella se percató de la situación y usó las llaves de su auto como arma.

Cuando Holmes se le abalanzó y le introdujo la lengua en la boca esta lo mordió lo más fuerte posible, mientras se defendía con las llaves. Al intentar huir el hombre se ocasionó más daño.

"Él no volverá hacer algo parecido a otra mujer", declaró la fiscal Racehl Harrison citando a la víctima.