Los juguetes para niños son el nuevo accesorio del Estado Islámico para esparcir explosivos en Iraq.

Las fuerzas de seguridad iraquíes desactivaron y destruyeron 18 explosivos caseros escondidos en el interior de los cuerpos de muñecas de plástico.

De acuerdo con las autoridades, se planeaba repartirlos en la ruta entre Bagdad y Karbala donde miles de musulmanes chiítas cruzarán caminando con motivo de la peregrinación anual de Arbaín.

El encuentro religioso es para conmemorar la culminación de un período de 40 días de luto tras el aniversario de la muerte de Imam Hussein, nieto del profeta Mahoma, informó "IBT".

Esta no es la primera vez que los terroristas atentan contra la vida de menores, el Comité de la ONU sobre los Derechos del Niño registró casos de ejecución, decapitación y crucifixión a principios de año.