A viva voz, una mayoría evidente de los 4,132 delegados en la Convención del Partido Republicano, aprobaron este lunes la plataforma de gobierno de dicho partido, que incluye la controversial propuesta del virtual candidato presidencial Donald Trump, de construir un gran muro en la frontera entre México y Estados Unidos.

“Esto es un país de inmigrantes pero no un país de ilegales. Claramente se está hablando de la inmigración ilegal y lo que quieren llamar indocumentados, es estar ilegal, es alguilen que perdió las credenciales de quién es, cómo se identifica”, afirmó el abogado Lorenzo Palomares, portavoz hispano de la campaña de Trump en el estado de la Florida.

En la sesión, el tema principal fue la seguridad nacional y, aunque en el pleno no se discutió el asunto de la construcción del muro en la frontera, varios delegados consultados por Metro defendieron que la inclusión de dicha propuesta en la plataforma es planteada como un asunto de seguridad nacional y no por xenofobia o racismo. Indicaron, además, que pese a que Trump se había expresado específicamente contra los “mexicanos” ilegales, una frontera desprotegida puede ser un canal de entrada para cualquier inmigrante ilegal, incluyendo terroristas, sin importar la nacionalidad.

“Los que están en contra de Trump tienen una ideología equivocada porque Trump no es racista. Yo lo conozco personalmente. Es un hombre visionario, comerciante, que quiere lo mejor para los Estados Unidos”, apuntó el portavoz.

La plataforma de gobierno republicana establece ahora que “la inmigración ilegal pone en peligro a todos, explota a los contribuyentes e insulta a los que aspiran a entrar en Estados Unidos legalmente”, al tiempo que pide que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), debe dar prioridad a la deportación de “extranjeros ilegales” con antecedentes criminales. También exige que se aumente la vigilancia fronteriza para prevenir la inmigración ilegal, además de la construcción del muro.

Contra el matrimonio del mismo sexo y el aborto

Por otro lado, el programa de gobierno republicano, aboga por una enmienda constitucional que establezca que el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer, una postura contraria a la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos en junio del 2015, que dio paso al matrimonio entre parejas del mismo sexo.

“Las leyes y reglamentos de nuestro gobierno deben reconocer el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer y promover activamente la vida familiar casada como la base de una sociedad estable y próspera”, dice el documento, recalcando la importancia de un núcleo familiar constituido por una madre y un padre casados.

Respecto al aborto, el Partido Republicano se opone –como lo hizo en su plataforma de 2012–, diciendo que los niños no nacidos están protegidos por la Constitución.

“El señor Trump quiere a los hispanos. Él entiende que somos una comunidad minoritaria pero pudiente y decisiva. Nosotros estamos buscando levantar ese voto.

En los próximos cuatro o cinco meses nos verás en rallys hispanos llevando el mensaje de que los Estados Unidos, los grupos más significativos son los hispanos y los afroamericanos, que somos las minorías mayores que hay aquí y tienen que contar con nosotros para mucha cosas y eso lo sabe el señor Trump”, aseguró Palomares.

Destacado

“Esto es un país de inmigrantes pero no un país de ilegales. Claramente se está hablando de la inmigración ilegal y lo que quieren llamar indocumentados, es estar ilegal, es alguilen que perdió las credenciales de quién es, cómo se identifica”. Lorenzo Palomares, portavoz hispano de la campaña de Trump en el estado de la Florida.